El asesinato de Shanda Sharer: torturada y quemada viva

Shanda Sharer fue asesinada a sangre fría por Melissa Loveless. Un caso envuelto de celos, envidias y resentimiento hacia una joven estudiante de Indiana. Es un caso que no deja indiferente a nadie por las circunstancias, las causas que llevaron a la comisión del crimen y sobre todo, cómo se produjo la muerte de la joven Shanda.

El hallazgo del cadáver de Shanda Sharer

La mañana del 11 de enero de 1992, dos hermanos se disponían a ir a cazar. Durante el trayecto, observaron desde el vehículo, como un elemento que no conseguían identificar desprendía todavía humo. Ambos intuyeron que no hacía mucho que habría sido quemado. Guiados por la curiosidad, decidieron acercarse para ver qué podía ser aquello. El horror les fue persuadiendo lentamente hasta el punto más álgido cuando se dieron cuenta de qué era lo que estaban observando. Se trataba de un cuerpo calcinado en su mitad superior, el cual, a causa del fuego había quedado en la posición conocida como <<el boxeador>>, con los puños elevados hacia el cielo y brazos semiflexionados. Un cuerpo de mujer semidesnudo, conservando aún las medias aunque rasgadas y con las piernas abiertas. El rostro era completamente irreconocible. Ambos hermanos, decidieron dar aviso a la policía. 

Shanda con su madre

Las primeras hipótesis del crimen

La policía, tras conocer lo ocurrido, decidió emprender una investigación para llegar hasta el fondo del asunto. Empezaron por establecer algunas líneas y seguir determinadas hipótesis. En un primer momento, sopesaron la posibilidad de que el móvil del crimen había podido estar relacionado con algún ajuste de cuentas por drogas. Sin embargo, pronto se descartaría esta suposición cuando la adolescente Toni Lawrence entrara por la puerta. 

Toni empezó a relatar a la policía un escabroso relato. Decía conocer a la víctima. Y no sólo eso, sino que se identificaba como una de las cómplices del asesinato de Shanda Sharer. Era la primera vez que la policía tenía la posibilidad de dar nombre al cadáver. A su vez, nombró a otras tres chicas más, las cuales completarían el círculo de las implicadas en la muerte de Shanda. 

Aquella joven comenzaba a dar datos, pero los agnetes la observaban con incredulidad. Pero tuvieron que cambiar de opinión cuando Toni comenzó a dar todas las explicaciones que hicieron cambiar el rumbo de la investigación. 

Un salto atrás en el tiempo en el asesinato de Shanda Sharer: Melinda Loveless

Melinda Loveless: Un pasado que encendió la mecha

Melinda era la hija pequeña de un matrimonio roto (Marjorie y Larry Loveless) y que giraba entorno a un sufrimiento y dolor intenso y persistente. Larry que fue reclutado para combatir en la Guerra del Vietnam, haría que le cambiaría su percepción de la vida para siempre tras esta experiencia. Tratado como un héroe a su regreso después de la guerra, Larry fue una persona muy bien valorada por su entorno.

Larry tuvo varios trabajos, al igual que su esposa, la cual también trabajaba intermitentemente. A diferencia de ella, Larry gastaba todo lo que ganaba en caprichos para si mismo como motos, coches y armas. El despilfarro fue en aumento hasta que en el año 80 se declararon en banca rota y aumentaron, más si cabe, sus problemas. 

Melissa Loveless

Cuando Melinda contaba con 5 años de edad, la familia se involucró en la Iglesia Bautista Graceland y Larry se convirtió en consejero matrimonial. Marjorie, por su parte, en enfermera de la escuela. Pese a que tan solo estuvieron dos años participando en la Iglesia, su vinculación fue tal que incluso les solicitaron que Melinda fuera a un hotel con un hombre de 50 años para practicarle un exorcismo de 5 horas, aceptando sin queja alguna tanto Larry como Marjorie. Ambos fueron expulsados cuando Larry fue acusado de violar a una mujer. La personalidad de Larry distaba mucho en la intimidad de la opinión pública.

La doble personalidad de Larry

Su mujer lo describía como un pervertido. Al parecer le fue infiel a Marjorie durante todo su matrimonio. También se dedicaba a emplear el maquillaje, así como la ropa de su esposa y sus hijas para vestirse de mujer.

Sentía una fascinación por ver a Marjorie mantener relaciones sexuales con otras personas, indistintamente de si eran hombres o mujeres. Como un matrimonio abierto, acudían a locales de intercambio de pareja e incluso practicaban orgías en el domicilio familiar. Sin embargo, Marjorie no era partidaria de este estilo de matrimonio y su sufrimiento iba en aumento, al sentirse obligada y presionada por Larry para llevar y mantener este estilo de vida. 

Tal fue la desesperación de Marjorie que durante una de las orgías intentó quitarse la vida. No sería la única vez. Durante la infancia de Melinda lo intentó varias veces. De hecho, cuando ésta contaba con apenas 9 años de edad, Larry violó en pandilla a Marjorie y, tras un mes de estar negándole mantener cualquier tipo de relación sexual, la volvió a violar siendo testigo sus hijas desde el otro lado de la puerta. 

Algunas hipótesis barajan la posibilidad de que Larry también abusara de sus hijas y de otros niños, aunque no ha quedado demostrado. Sin embargo, algunas conductas de él inclinaban la balanza hacia teorías turbias. El motivo es que Melinda estaba obligada a dormir en la misma cama que su padre, ocurriendo esto hasta la edad de 14 años, momento en que la pequeña decidió abandonar a su familia. 

Sin embargo, bien se conocía la predilección que tenía Larry hacia su hija pequeña, incluso llegó a espiarla y fue sorprendido por Marjorie, la cual le clavó un cuchillo al ver aquello. El ataque de su mujer le produjeron unas heridas que lo llevaron directamente al hospital. Tras este episodio, Marjorie tuvo otro intento de suicidio, pero en esta ocasión las hijas ya eran mucho más mayores y decidieron llamar directamente a la policía. 

La ruptura familiar de Melinda Loveless

El matrimonio se rompió y Larry volvió a casarse nuevamente, cortando todo contacto con su ex mujer y sus dos hijas mayores. Pero no así con Melinda. Le enviaba correspondencia e inició un crudo maltrato psicológico. Le hizo creer que los problemas matrimoniales suyos habían sido por culpa de ella y sus hermanas mayores. Esto se mantuvo en el tiempo hasta que decidió un día dejar de escribir más a su hija pequeña. Melinda, abatida por aquello, se encerró en sí misma y comenzó a autolesionarse. Su madre, al ver los problemas y la irascibilidad de su hija, decidió llevarla a un especialista. Sin embargo, Melinda rechazó cualquier tipo de terapia y la agresividad aumentaba a cada día que pasaba. 

Pero a principios del año 91 se produjo un cambio cuando Melinda se enamoró. Sin embargo, el hecho no pasaría desapercibido al enterarse su madre que de quien se había enamorado su hija. El amor de Melinda era para una mujer, Amanda. Esto supuso un conflicto entre madre e hija pero que no duraría más de algunas semanas.

Pasados los meses, Amanda tuvo una pelea con una joven chica pero que tras esta discusión y pasados los días, terminaron por ser buenas amigas. Los celos de Melinda iban en aumento, acusando a Amanda de haberse enamorado de la otra chica, Shanda Sharer. Tras el suceso, Melinda se sumió en una profunda depresión. Aunque parecía haber pasado un tiempo prudencial, al cabo de los meses, Melinda se enfrentó a las dos chicas. Las amenazas de muerte hacia Shanda llegaron a oídos de sus padres, los cuales decidieron cambiarla de instituto provocando que se distanciara de Amanda progresivamente, aunque quedando como buenas amigas. 

¿Qué ocurrió la noche del 10 de enero de 1992? 

La noche del 10 de enero de 1992 Melinda se subió a un vehíc: Toni y Hope. Melinda extrajo un cuchillo y les dijo que aquella noche intimidaría a Shanda por haberle <<robado>> a su antigua novia Amanda. El plan lo había trazado con Laurie, pero sabían que ellas dos solas no podrían realizarlo con éxito, así que decidieron convencer a las otras dos chicas para que les acompañasen y prestaran su colaboración. 

A media noche, tras un concierto de punk, las cuatro chicas fueron hasta el domicilio de Shanda y la convencieron para que saliera de casa. Ella, aceptando la invitación se subió al vehículo sin saber que bajo una manta en el asiento trasero, se escondía Melinda con el cuchillo. Cuando el vehículo se puso en marcha, Melinda se levantó y colocó el cuchillo sobre la garganta de Shanda. 

Condujeron hasta un lugar conocido como el <<Castillo de las Brujas>> y allí la ataron de pies y manos. Siguieron conduciendo pero se perdieron varias veces teniendo que detenerse en un par de gasolineras para solicitar ayuda. Eso sí, cubriendo a Shanda con una manta para esconderla y evitar alzar cualquier sospecha. 

Melissa Loveless, Laurie Tackett, Hope Rippey y Toni Lawrence.

Llegaron a un vertedero y bajaron Melinda y Laurie del vehículo junto con Shanda a la cual obligaron a desnudarse. Tras ello, le propiciaron varios golpes con los puños y las rodillas. Melinda intentó ocasionarle algunas heridas con el cuchillo, pero disponía de poco filo. Aun así trataron de apuñalarla turnándose entre ellas, hasta que finalmente decidieron asfixiarla con una cuerda. 

Tras varios minutos presionando el cuello de Shanda con la cuerda, ésta quedó inconsciente. La subieron al maletero y advirtieron a las otras dos chicas que había fallecido. Tras ello, condujeron hasta la casa de Laurie donde intentaron limpiarse y eliminar pruebas. Sin embargo, Shanda se despertó y propició a la puerta del maletero varios golpes junto con gritos de socorro.

En ese momento, Laurie salió con un cuchillo de cocina y le atestó varias puñaladas más. Volvieron a emprender camino manteniendo a Shanda en el maletero, pero ésta volvió a sollozar. Laurie detuvo el vehículo y al abrir el portón, Shanda se sentó, cubierta de sangre y con los ojos en blanco y sin poder articular palabra alguna. Ante aquello, Laurie golpeó de nuevo a Shanda con un hierro hasta dejarla nuevamente inconsciente. 

Tras todo lo ocurrido, Toni Lawrence se negó a seguir con todo aquello, sin embargo las burlas de Melinda y Laurie sobre todas las torturas que le habían ocasionado a Shanda no habían terminado aquí. Las cuatro siguieron conduciendo hasta una gasolinera donde adquirieron gasolina que guardaron en una botella de Pepsi de dos litros. Llevaron a Shanda hasta un campo, la sacaron envuelta del maletero en una manta y la dejaron en el suelo. Laurie instó a Hope a echarle la gasolina por encima y así lo hizo. No obstante, Shanda todavía seguía viva cuando esto ocurrió. La chispa hizo el resto. Se marcharon, pero al poco tiempo Melinda hizo que todas volvieran para comprobar que realmente Shanda estaba completamente muerta. 

Tras ello, fueron a desayunar y decidieron contarle lo que habían hecho a Amanda y a otra chica más, Crystal. Ninguna de las dos creyeron la historia, así que Melinda y Laurie tuvieron que enseñarles las pruebas que habían quedado en el maletero del vehículo. Las dos asesinas de Shanda, llevaron hasta sus respectivas casas a Crystal y a Amanda. Melinda, antes de despedirse de su ex novia Amanda le pidió que no contara nada de lo sucedido a nadie. Amanda se lo prometió, pero tan sólo hasta que cruzó el umbral de su puerta. 

Proceso judicial y sentencias del crimen de Shanda Sharer

Todas ellas presentaban un pasado de abusos tanto físicos como psicológicos. Esto sirvió como atenuante de la condena. También presentaban autolesiones en el pasado y Laurie, fue diagnosticada con un trastorno límite de personalidad y alucinaciones. La considerada líder del asesinato, Melinda, presentaba el mayor historial de problemas mentales de todas. 

Todas están en libertad excepto Melinda, que cumple libertad condicional en el condado de Jefferson, Kentucky.

El caso de Shanda no es el único crimen que se ha dado entre jóvenes y amigas adolescentes. Hace unos años también era asesinada Skylar Neese por ser conocedora de un secreto. Aquí te cuento la crónica del caso

Fuentes:

https://www.talkmurderwithme.com/blog/2019/2/21/the-murder-of-shanda-sharer

https://www.indystar.com/story/news/crime/2018/01/11/woman-convicted-1992-slaying-12-year-old-shanda-renee-sharer-released-prison/1023879001/

Documental

Un comentario sobre “El asesinato de Shanda Sharer: torturada y quemada viva

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *