Daphne Abdela y Christopher Vasquez: los carniceros de Central Park

La noche del 23 de mayo de 1997, dos adolescentes de 15 años, Daphne Abdela y Christopher Vasquez estaban sentados en un banco de Central Park en Nueva York. Habían consumido drogas y alcohol con el fin de hacer algo más divertida la noche. A pocos metros de donde estaban ellos, Michael McMorrow, de 44 años, merodeaba por la zona disfrutando de las agradables temperaturas de aquella noche en Nueva York.

Ambos adolescentes se acercaron a él y le dijeron si quería compartir con ellos unas cervezas cerca del lago. McMorrow aceptó y justo en ese preciso instante firmó su sentencia de muerte.

¿Quién era Daphne Abdela?

Poco después del nacimiento de Daphne en 1982, sus padres biológicos perdieron la vida. La trágica muerte y la ausencia de familiares cercanos que pudieran hacerse cargo de ella hizo que acabara siendo entregada en adopción.

daphne abdela
Daphne Abdela

Angelo, de origen israelí y alto ejecutivo de una empresa de alimentos, estaba casado con una ex modelo francesa, Catherine. La pareja vivía en uno de los edificios más exclusivos de Manhattan, adyacente a Central Park. Este iba a ser el nuevo hogar de la pequeña Daphne Abdela. Durante los años de infancia todo pareció transcurrir con normalidad pero conforme fue creciendo empezaron a llegar los conflictos.

Pese a las grandes comodidades de las que había podido disfrutar Daphne, el alcohol se cruzó en su vida a los 13 años. El rechazo hacia sus padres adoptivos era cada vez más intenso y las peleas entre ellos se acrecentaron. Verla con una botella de licor entre sus manos comenzó a ser algo más que habitual. Lo mismo sucedía con los enfrentamientos callejeros, los cuales ya estaba acostumbrada a provocar a su corta edad.

Christopher Vasquez: cruce de caminos

Cuando Daphne hubo cumplido los 15 años se cruzó en su vida un chico que resultó ser su propia antítesis. Religioso, tranquilo y bien vestido, había pertenecido a los boy scout y en aquel momento era el monaguillo de su iglesia. Además, en su tiempo libre también se dedicaba a recoger a perros callejeros y buscarles un hogar.

Pero aquella pacífica vida de Christopher iba a dar un giro de 180 grados cuando Daphne se cruzó en su vida. El alcohol pasó a formar parte de la rutina de Christopher, que mezclaría con los antidepresivos que tomaba desde los 9 años. También se volverían consumidores habituales de LSD. La pareja entraría en una espiral de desenfreno imparable y las numerosas noches en Central Park rodeados de botellas de licor vacías pronto iban a llegar a su fin. Una decisión fatal iba a provocar que se convirtieran en el foco de atención y en los protagonistas del mayor crimen cometido en los últimos años de la ciudad de Nueva York.

los carniceros de central park
Daphne Abdela y Christopher Vasquez

La noche del 23 de mayo de 1997: el asesinato de Michael McMorrow

«Voy a matar a alguien esta noche». Estas fueron las palabras que pronunció Daphne Abdela la madrugada del 22 al 23 de mayo de 1997. Como ya era habitual, se encontraba en Central Park junto a Christopher Vasquez bebiendo y tomando drogas. Un agente inmobiliario llamado Michael McMowwor, de 44 años, disfrutaba de las agradables temperaturas que aquella noche hacía en la ciudad de Nueva York. Michael también acostumbraba a pasear de noche por Central Park, e incluso tomar algunas cervezas con unos amigos. Sin embargo, aquella noche había decidido acudir solo.

Daphne fijó su mirada en él y consideró que sería un blanco fácil. Junto con Christopher, se acercó hasta Michael y le sugirió que les acompañara hasta el lago para poder compartir algo de alcohol y pasar un buen rato entre amigos. Michael aceptó la oferta.

«Córtalo de oreja a oreja»

El filo del cuchillo comenzó a penetrar la carne de Michael McMorrow. Christopher lo empuñaba dejándolo caer con fuerza sobre el cuerpo de su víctima. Daphne animaba, quería más. «Córtalo de oreja a oreja», le gritó la joven. Los deseos de Daphne fueron órdenes para Christopher. Sin pensarlo demasiado hizo lo que se le pidió, con tal fuerza que prácticamente quedó decapitado. Luego fueron las manos y la nariz y, seguidamente, fue destripado y arrojado a las aguas del lago.

Un total de treinta puñaladas habían sido repartidas por la cara, cuello, pecho y abdomen de Michael McMorrow.

La llamada delatora de Daphne Abdela a la policía

La policía recibe una llamada urgente. Al otro lado, la voz de una niña alerta que un cuerpo sin vida flota en el lago de Central Park. Lo que Daphne pensaba que se trataba de una llamada anónima sin ningún tipo de consecuencia y con el único fin de jactarse de tal espantosa obra, se convierte en la prueba definitiva de su arresto. La policía rastrea de inmediato la llamada y la ubica en un punto concreto: un elegante apartamento sito en Manhattan, muy cerca de donde se encontraba el cuerpo sin vida de Michael.

christopher vasquez
Christopher Vasquez durante el juicio

Cuando la policía llegó hasta la zona encontraron a los dos adolescentes limpiándose los restos de sangre en una lavandería. Al ser interrogados, Daphne culpó a Christopher de ser el único asesino de Michael. ¿La motivación? Los celos. Christopher había visto como Michael la abrazaba y aquello fue lo que desató su ira. Además, gran parte de dicha culpa se basaba en el consumo de LSD de aquella noche. Todo había sucedido tan rápido, según Daphne, que los recuerdos en su mente parecían ser algo vagos. Pero su primera versión poco a poco fue desmoronándose.

Aconsejé a Christopher que destripara a Michael para que su cuerpo se hundiera en el lago con más facilidad.

Declaración de Daphne Abdela

Culpables de homicidio involuntario

Daphne se declaró finalmente culpable alegando que, efectivamente, ella también había agredido a Michael con la intención de hacerle daño pero no de asesinarle y que su participación en el crimen había sido secundaria.

“Me equivoqué por estar aquella noche en Central Park bebiendo alcohol siendo menor. También me equivoqué en cada acción que tomé. Por mucho que me gustaría volver al pasado no puedo. Trato de lidiar con esto lo mejor que puedo”.

Declaraciones de Daphne Abdela ante la Corte

Daphne y Christopher fueron puestos en libertad condicional en enero de 2004 después de cumplir una pena de seis años de prisión por homicidio involuntario.

Fuentes consultadas:

https://www.clarin.com/

https://www.nytimes.com/topic/

https://nypost.com/

Un comentario sobre “Daphne Abdela y Christopher Vasquez: los carniceros de Central Park

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *