La desaparición de Zebb Quinn y el doble crimen de Robert J. Owen

La misteriosa desaparición de Zebb Quinn

Las últimas horas de Zebb Quinn

Zebb Quinn había finalizado su jornada laboral a las 21:00 horas del 2 de enero del 2000. Trabajaba en un Walmart, unos grandes almacenes de origen estadounidense, ubicados cerca del municipio de Asheville. Tenía pensado acudir hasta Leicester con un antiguo compañero de trabajo, Owen, para adquirir un nuevo vehículo.

Para ello, su amigo y él, habían quedado en el propio parking del Walmart, pues era realmente Owen quien era conocedor de la venta de aquel vehículo. De tal manera, Quinn seguiría con su Mazda Protégé la camioneta de Owen hasta llegar al destino que habían planeado. A unos 30 minutos aproximadamente desde Asheville.

A los 15 minutos de iniciar la marcha por la carretera Long Shoals se detuvieron en una gasolinera donde adquirieron algunos refrescos tal y como se ha podido comprobar gracias a las cámaras de seguridad. Cuando reanudaron la marcha, Owen observó por el retrovisor cómo Quinn le hacía señales con las luces para que detuviera el vehículo.

Zebb Quinn

Quinn se acercó y le dijo que había recibido un mensaje de voz muy importante y que tenía que devolver la llamada con urgencia. Le pidió que le esperase y que volvería tras ello. De tal manera, Quinn condujo nuevamente hasta encontrar una cabina de teléfonos y al volver, Owen lo observó muy alterado. Quinn le dijo que necesitaba cancelar los planes y ante tales nervios, subió a su Mazda nuevamente y al salir chocó contra la camioneta de Owen.

Misteriosamente, Owen ingresó en el hospital más tarde por fracturas en las costillas y lesiones en la cabeza. Según sus declaraciones, habría sufrido un segundo accidente de tráfico esa misma noche, aunque no existe constancia de parte alguno que lo pudiese corroborar.

Se denuncia la desaparición de Zebb Quinn

Quinn no regresa a casa aquella noche. Las alarmas comenzaron a saltar entre los familiares y amigos cercanos al joven. Nada parecía indicar su ausencia voluntaria, pues realmente no echaban de menos ninguna de sus pertenencias. De haberse marchado, lo habría hecho con lo puesto.

Al día siguiente por la tarde, la madre de Quinn pone en conocimiento de las autoridades que su hijo lleva casi 24 horas desaparecido. Sin embargo, a las 48 horas de la misteriosa desaparición de Zebb se produce un hecho que no pasa desapercibido: una llamada entra en las líneas de uno de los departamentos del Walmart donde Quinn trabajaba. 

Uno de los compañeros responde tras sonar el teéfono y al otro lado se escucha una voz masculina que dice ser el propio Zebb Quinn. Alerta a la empresa de que no podrá ir a trabajar, pues se encuentra enfermo y ello le impide salir de casa. Sin embargo, ni la voz ni la explicación convencen al compañero que atiende aquella llamada, pues realmente no reconoce el tono de voz de Zebb.

Tras analizar de dónde provenía aquella misteriosa llamada, se descubrió que se había realizado desde un concesionario de Volvo cerca del lugar de trabajo de Quinn, lugar donde actualmente trabajaba Owen. Pero, ¿por qué?

Datos reveladores salen a la luz

Los agentes que cubren el caso no dudan en ponerse en marcha para saber qué se esconde detrás de la desaparición de un joven que no parece haberse querido ir voluntariamente de casa. Y es que, comienzan a entrelazarse en la trama de la desaparición, personas que no pasarán desapercibidas para la policía.

Misty Taylor y Wesley Smith. Una pareja que sería la primera en ser investigada por los agentes. Las semanas previas a la desaparición de Quinn, éste había comenzado a entablar relación con Misty. Al parecer, Zebbse sentía atraído románticamente por ella y este hecho no pareció ser del agrado de Smith al descubrirlo. Por ello, decidió contactar con Quinn y propinarle algunas amenazas por haberse acercado a su novia.

Este hecho no pasó desapercibido, pues familiares y amigos de Quinn sabían de esta llamada y de las amenazas que Zebb había recibido por su parte, por lo que terminó convirtiéndose en el primer sospechoso. Tanto Taylor como Smith negaron el hecho de tener relación con la desaparición de Quinn. Sin embargo, pronto saldrían a la luz nuevos datos conforme iba avanzando la investigación.

Los agentes pusieron su foco de atención en la llamada que recibió aquella noche Quinn en su teléfono móvil y que tanta prisa tenía por responder. La indagación sobre este hecho hizo que unos datos desconcertantes salieron a la luz. La llamada se había producido desde la casa de una tía por parte de padre, Ina Ustich, con la que no mantuvo mucho contacto un tiempo previo a la desaparición.

Sin embargo, ella negó haber realizado aquella llamada y presentó su coartada para reafirmar sus palabras. Ina le dijo a la policía que ella había estado cenando en casa de una amiga llamada Tamra Taylor, su hija Misty Taylor y su novio, Wesley Smith. Sin embargo, al volver a su domicilio se había encontrado la vivienda forzada y pensó que habría sufrido algún robo. Aquel incidente se puso en conocimiento de la policía, pero no echó en falta ningún objeto de valor, sino que tan sólo había observado algunos cuadros movidos.

El extraño hallazgo del vehículo de Zebb Quinn y el misterio que rodea su desaparición

El 6 de enero del 2000 se produce una llamada que alerta a los agentes de que el vehículo de Quinn, el Mazda Protégé, aparece en el estacionamiento de un restaurante cerca del hospital de Asheville. Una antigua compañera de Quinn, que trabaja en aquel hospital como enfermera, reconoce el vehículo de Zebb.

Inmediatamente, los agentes se desplazan hasta el lugar para descubrir unas evidencias altamente curiosas. El Mazda se encontraba con las luces encendidas. Dentro del vehículo había un cachorro de labrador. Al parecer, fue abandonado, aunque sería adoptado por uno de los agentes. En el cristal trasero del vehículo, había quedado dibujado la silueta de un beso y un signo de exclamación hechos con el mismo lápiz de labial.

También se halló una tarjeta de un hotel, botellas vacías y una chaqueta que no pertenecía a Zebb Quinn. Todo un mar de dudas rodeaban la desaparición del joven y parecían no encajar las piezas. ¿Quién había dejado allí el Mazda de Quinn? ¿Lo habría hecho intencionadamente para que lo descubriese la amiga enfermera de Zebb y alertase de ello?

Nuevas llamadas entraron en los teléfonos de los agentes. Informaban de haber visto también el vehículo de Quinn por el centro de la ciudad de Asheville. Las cámaras de vigilancia se revisaron hasta confirmar aquellas informaciones y, además, se percataron de que quien conducía el vehículo tenía un sorprendente parecido con Misty Taylor. Nada más pudieron hacer los agentes en base a ello.

Los crímenes de Cristie Schoen y Jt Codd: Owen en el punto de mira

El 15 de marzo de 2015 se denuncia la desaparición de Cristie, quien estaba embarazada de cinco meses de una niña que llamaría Skyler. También se denuncia la desaparción de su marido JT Codd. La familia de ambos no logra ponerse en contacto con ellos y deciden dar parte a las autoridades. Las diferentes investigaciones llevan consigo la detención de Owen, quien se convierte en el principal y único sospechoso de la desaparición de ambos. Además, automáticamente saltan todas las alarmas y un nombre comienza a sonar nuevamente, Zebb Quinn, empezando a relacionarse ambos casos y considerando un único responsable: Robert Jason Owen.

Cristie Schoen y Jt Codd

Al menos en una parte estaban en los cierto; y es que, Owen acabó confesando el crimen de Cristie y de Codd. Al parecer, Owen golpeó hasta la muerte a Codd mientras se encontraba en su vehículo. Cristie corrió la misma suerte. Owen llevó ambos cuerpos hasta su vivienda donde posteriormente los desmembró y los arrojó a la chimenea.

Los agentes pudieron hallar el resto de los cuerpo todavía allí cuando realizaron la inspección ocular. Ambos habían sido asesinados el 12 de marzo de 2015. Hasta la fecha, la motivación que llevó a Owen a cometer sendos crímenes es completamente desconocida. El 27 de abril de 2017 es declarado culpable de los crímenes y deberá pasar entre rejas entre 60 y 75 años según la sentencia condenatoria.

¿Está Owen detrás del asesinato de Zebb Quinn?

Tras ser conocedores de la noticia del asesinato de la pareja, los detectives no dudaron en ponerse en marcha para averiguar si Owen se esconde también detrás de la desaparición de Quinn y solicitaron una orden de registro que fue concedida el 31 de marzo de 2015. Sin duda hallarían nuevas pistas que les harían presentar acusaciones en los tribunales contra Owen como posible responsable de un asesinato en primer grado por la muerte de Zebb Quinn.

Owen

Al parecer, encontraron enterrados en la propiedad de Owen materiales de cuero, restos de tela y otras piezas de características duras de origen desconocido, pedazos de metal y numerosas bolsas de plástico con cal viva. Además, Owen reconoció haber sido él quien llamo al Walmart haciéndose pasar por Quinn. El 10 de julio de 2017 se presentaban ante el jurado la acusación formal para seguir con la investigación del caso y concretar el grado de responsabilidad que tiene Owen con la desaparición de Zebb Quinn.

En enero del 2020 se confirmó que Owen iría a juicio. Se está a la espera de confirmar la fecha.

Si te ha gustado esta crónica, te recomiendo que le eches un vistazo a este otro caso: el de Tara Calico. Una joven que desapareció hace varias décadas y su paradero sigue siendo completamente desconocido. Eso sí, no han faltado las especulaciones tras las pistas que han ido apareciendo a lo largo de los años. Algunas, eso sí, verdaderamente desconcertantes.

Fuentes:

https://www.citizen-times.com/story/news/local/2017/07/11/owens-indicted-quinn-murder/466845001/

https://www.citizen-times.com/story/news/local/2017/07/11/timeline-zebb-quinns-disappearance-robert-jason-owens-charged/103597576/

https://wlos.com/news/local/20-years-after-the-disappearance-of-zebb-quinn-still-very-few-answers

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *