El crimen de Skylar Neese: Asesinada para ocultar un secreto

Skylar Neese, Sheila Rae Eddy y Rachel Shoaf: Las mejores amigas

Skylar era una adolescente de 16 años que nació el 10 de febrero de 1996 en West Virginia. Era la hija única de un matrimonio acomodado que dio a su hija la mejor educación posible y todo aquello que necesitara. Había empezado a trabajar en un restaurante de comida rápida, Wendy’s, para ahorrar algo de dinero y poder aportar lo máximo posible para pagar sus estudios y poder ayudar así, en la economía familiar, mientras lo compaginaba con sus estudios.

Skylar deseaba tener estudios universitarios, y más concretamente quería dedicarse a la abogacía. Además, era una muy buena estudiante y había recibido varios méritos por ello.

Paralelamente, Shelia Rae Eddy, quien había nacido el 28 de septiembre de 1995 en Virginia Occidental, no tuvo una vida tan pudiente como pudiera ser la de su todavía futura amiga, Skylar. Su padre, en el año 2000, tuvo un accidente automovilístico y no sólo le provocaría serios problemas de salud, como fue la lesión cerebral y la invalidez permanente a la que tuvo que enfrentarse, sino que también derivo en la ruptura de su matrimonio. Tara, la madre de Shelia, decidió divorciarse tras ello y diez años después ambas se mudarían con el nuevo marido de Tara, Jim Clendenen, a West Virginia.

Shelia sería una nueva alumna en el mismo instituto donde estudiaba Skylar y se convertirían en amigas inseparables. Un año más tarde llegaría Rachel Shoaf, completando el trío que terminaría siendo el más popular del centro donde estudiaban. Según los testimonios de los compañeros, ambas eran grandes amigas y siempre iban juntas. Eran estupendas estudiantes pero había un elemento común proyectaban cuando se juntaban las tres: la maldad. Este elemento les llevó a que fueran conocidas como las <<mean girls>> (chicas malas), en honor a la película estrenada bajo ese mismo nombre en 2004.

Los rumores comenzaron a extenderse en el centro de que solían hacer bullying a otras compañeras, pero nunca pudo demostrarse nada de ello, pues siempre eran puntuales a las clases y seguían obteniendo notas brillantes las tres jóvenes. Sin embargo, todo da un vuelco la noche del 5 de julio de 2012, cuando Skylar acabar el turno en su trabajo en aquel restaurante de comida rápida.

SheliaEddy7
Shelia, Rachel y Skylar

¿Dónde está Skylar Neese?

Cuando Skylar terminó su turno aquella noche, los compañeros trataron de convencerla para que fueran a tomar algo todos juntos y despejarse un poco de aquella jornada. Sin embargo, la joven declinó la invitación alegando que se encontraba cansada, así que decidió volverse a casa. Cuando llegó se despidió de sus padres y se fue a dormir.

A la mañana siguiente, los padres de Skylar se levantaron a su hora puntualmente con el fin de comenzar una nueva jornada. Aquel día decidieron no despertar a su hija, pues consideraron que estaba trabajando mucho últimamente y podría ser una buena idea dejarla dormir un poco más. De tal manera, ambos se dispusieron a ir a sus respectivos trabajos, pues todo parecía estar tan normal como de costumbre.

Al medio día, el padre llegó a casa para comer con su hija como hacía habitualmente, pero esta vez no la encontró por ninguna parte de la casa. Cuando accedió a su habitación, pudo ver que se encontraba totalmente vacía aunque la cama estaba hecha y todo perfectamente intacto. Para aquel padre saltaron todas las alarmas y decidió poner el alerta a su mujer, aunque ésta trató de calmarle. Las siguientes llamadas se produjeron a los teléfonos de aquellas dos adolescentes que siempre iban con su hija, pero la única respuesta que obtuvo es que el último contacto con Skylar se había producido justo el día anterior.

No hallaban rastro alguno de la joven Skylar y la desesperación comenzaba a apoderarse en el seno de aquel matrimonio. No obstante, decidieron esperar a que fueran las 16:00 horas exactamente para así poder llamar al trabajo de su hija y preguntar si había acudido a su puesto de trabajo. En cambio, el responsable del restaurante se anticipó y pasados dos minutos de la hora, llamó a la vivienda de los Neese para preguntar por el paradero de aquella adolescente. Aquello tan sólo generó mucho más desconcierto y el círculo se iba ampliando de quienes comenzaban a echarla en falta.

Cuando los padres de disponían a llamar por teléfono a la policía y denunciar la desaparición de su hija, el teléfono sonó nuevamente. Cuando respondieron la llamada, al otro lado se encontraba Shelia, la mejor amiga de Skylar. Trató de aportar información nuevamente y matizar la primera versión que les había proporcionado. Es ta vez, alegaba que realmente la última vez que la había visto era aquella mismo noche. Ella, junto con Rachel, habrían pasado a recoger en coche a Skylar para ir a un lugar apartado y poder fumar marihuana. Según su versión, las tres jóvenes estuvieron lejos de casa en torno a la hora y, seguidamente, dejaron a Skylar en la misma calle donde la recogieron para evitar dejarla en la puerta y que el motor del vehículo que conducían les despertasen.

Una simple fuga adolescente

El padre de Skylar no podía soportar no saber dónde se encontraba su hija. Pese a que había advertido al FBI sobre lo ocurrido, comenzó a investigar por su cuenta ciertos detalles que rodeaban la casa. Se percató que la mosquitera de la ventana de su hija había sido manipulada y una pequeña banqueta había sido colocada cerca de la ventana para poder entrar y salir por la ventana con mayor facilidad. Este tipo de detalles fueron interpretados por las autoridades como una fuga totalmente voluntaria de la adolescente y, por tanto, con pocas probabilidades de que se tratase de un secuestro y un riesgo bajo de homicidio o asesinato.

Las cámaras de vigilancia de la zona fueron analizadas y pudo observarse como Skylar se subía voluntariamente a un vehículo que, por la baja calidad de imagen, no se pudo saber la matrícula ni tampoco quien lo conducía. Lo que estaba claro para la policía, es que aquellas imágenes reforzaban su teoría de fuga voluntaria y por tanto, no era necesario realizar una inspección ocular profunda de la vivienda, ni tampoco abrir vías de investigación profundas. Ello también impidió que pudieran interponer denuncia alguna por desaparición al entenderse como una fuga voluntaria del domicilio.

skylar
Los padres de Skyler mostrando una foto suya

Pese a ello, no cesaron en el intento, y decidieron emplear los medios que tenían a su alcance para dar a conocer la desaparición de Skylar. Carteles con su fotografía comenzaron a circular por las rededs sociales, el caso se hacía poco a poco viral y ello ayudaba a mantener la esperanza de que pudiera aparecer en cualquier momento o alguien diese alguna pista fiable de dónde pudiera estar la joven. Las dos amigas se mostraron muy activas en ese sentido y fueron de las usuarias que más veces compartieron el rostro de su amiga por las redes sociales, pidieron que por favor apareciese cuanto antes. También le dedicaban post donde decían echarla de menos, subían fotos y enlazaban canciones que recordasen a Skylar. Además, fueron muy activas en la búsqueda de su amiga. Todo ello hizo plantear que realmente aquella adolescente no se había escapado, sino que realmente podría tratarse de algo mucho más serio y el caso comenzó a coger cierta relevancia.

Ciertos detalles comenzaron a ser tenidos en cuenta y es que, no se había llevado ropa, ni dinero, y tampoco había utilizado el teléfono desde aquella noche en que se produjo la desaparición. Todo parecía estar completamente intacto desde que decidió saltar por la ventana de su propia habitación para no regresar jamás. A partir de este punto, fueron varios los rumores y las hipótesis que empezaron a tomar cierta relevancia. En primer lugar, se presuponía que un hombre habría secuestrado a la joven en el transcurso en que ella bajó del vehículo y se dispuso a entrar a su casa. Se la llevaría a una fiesta y allí, entre alcohol y drogas, acabaría sufriendo una sobredosis. El otro rumor, que fue recogida por un chico mayor de edad y con el que pretendía casarse y fugarse. Ninguno de los rumores tenía sentido alguno y quedaban innumerables cabos sueltos alrededor del caso.

El foco importante: Sheila y Rachel, las dos últimas personas que vieron a Skylar con vida

El caso comenzó a tomar cierta relevancia y la policía inició, ahora sí, sus investigaciones al respecto. Comenzó centrando su foco en aquellas adolescentes que decían ser las últimas personas que habían visto a Skylar. De tal manera, y sin previo aviso, los agentes del FBI decidieron acudir al centro docente donde estudiaban las tres adolescentes y preguntar a los alumnos qué podían decir de Shelia y Rachel. Todo el entorno de las chicas fue interrogado, a excepción de dos personas: las propias sospechosas.

La indignación fue mayúscula, sobre todo por parte de los padres de Skylar. No concebían el hecho de que las jóvenes fueran sospechosas de un crimen. Y es más, que fuera el crimen de su propia hija. Sin embargo, ello no sirvió para detener a los agentes, y lejos de abandonar la hipótesis, siguieron con ella. Así pues, tanto Shelia como Rachel fueron interrogadas también y ambas mostrarían una actitud que despertaría el interés de los investigadores. Rachel, por su parte, se mostró compungida a la hora de contar su versión. Lloraba con relativa frecuencia durante todo el interrogatorio y mostraba un gran nerviosismo. Se mostró evasiva con algunas preguntas y no pudieron obtener un testimonio que mostrase cierta lógica y coherencia. En cambio, Shelia se mostró fría y retadora con los agentes. Mostraba una mirada fría. Respondía con frases cortas y trataba de evadir algunas preguntas. Pero cuando salió por la puerta, rompió a llorar mostrando un aparente profundo dolor. Pero, ¿por quién? ¿Era por su amiga o por qué las sospechas apuntaban hacia ella misma?

La historia repetitiva que ambas habían estado aportando a la policía una y otra vez y sin ningún titubeo ni variante al respecto, se convierte en una desconfianza absoluta por parte de los agentes. Un mero guión planificado y repetido hasta hacerlo convertir en verdad que no terminaba de encajar en las sospechas de los investigadores. De tal manera, ello evoca en la búsqueda incesante de alguna prueba que incrimine a ambas en un escenario donde cobran un protagonismo directo en la desaparición de Skylar. Los agentes están convencidos de que ellas han tenido algo que ver y su tarea comienza a centrarse en descubrir de qué manera.

El crimen de Skylar Neese: Las incongruencias en la versión de sus amigas

En noviembre de 2012, y tras indagar sobre el caso al máximo, los agentes lograr encontrar una grabación de una gasolinera donde puede apreciarse el vehículo de Shelia en dirección al oeste. Esta primera incongruencia hace pensar a los agentes que su hipótesis va por buen camino, pues la versión repetida hasta la saciedad por aquellas adolescentes es que habían conducido en dirección contraria.

Los agentes lo tienen claro y el siguiente paso es el rastreo de los teléfonos móviles. Gracias a ello, pudieron descubrir que el teléfono de Rachel se situaba bajo una antena telefónica en un bosque de Blacksville. A partir de este descubriento, dan el siguiente paso: un interrogatorio a ambas y, obviamente, por separado. Shelia da la misma versión una y otra vez, sin alterar una sola coma de su discurso. Sin embargo, Rachel no haría lo mismo y esta vez reconocería que no acudieron al este, sino que fueron al oeste y más concretamente a un bosque de Blacksville. Al día siguiente, Shelia volvería a comisaría por su propio pie para dar un giro a su versión y dar exactamente los mismos detalles que había dado Rachel.

La desconfianza comenzó a ampliarse en los círculos sociales. Lo que se había iniciado en el entorno únicamente policial, se trasladó a los compañeros de instituto, a sus familias, vecindario y todo el estado. Una presión social caía sobre ambas jóvenes. Todos querían saber qué le había pasado a Skylar y sobre todo, dónde estaba.

El comportamiento de Rachel comenzó a ser el centro de atención del resto. Cuando se encontraba fuera de casa caminaba con la mirada perdida, no socializaba y simplemente andaba al lado de Shelia sin articular palabra alguna. En cambio, la actitud de Rachel era radicalmente diferente cuando se encontraba en casa. La violencia que mostraba era atroz y las agresiones e insultos a sus padres eran una constante. Desbordaba agresividad y ello le costó que la propia madre, Patricia, llamase a la policía solicitando ayuda. Alegaba no poder controlarla y pedía por favor que los agentes se presentasen cuanto antes en la vivienda. Mientras, de fondo se podía escuchar los gritos de Rachel tratando de ser sujetada por su padre mientras Patricia realizaba la llamada de auxilio. Rachel, tras ello, fue llevaba a un psiquiátrico donde fue internada para controlar los episodios de cólera absoluta que estaba sufriendo.

Por su parte, el detective Gaskins, recibiría una llamada del abogado de Rachel. Exigía garantías para su cliente si quería saber qué fue lo que le pasó a Skylar. Gaskins le ofreció protección y una rebaja de la pena y, tras esta promesa, Rachel pronunció las siguientes palabras: <<Nosotras apuñalamos a Skylar. No fue un accidente. Fue un asesinato>>.

El único motivo para cometer el asesinato era, simplemente, que ya no deseaban más la amistad de Skylar. Deseosas de no seguir fingiendo aquella amitad, decidieron acabar con su vida llevando a cabo un plan que idearon unos días antes del crimen. Aquella tarde del 5 julio de 2012, ambas chicas abrieron el maletero del coche de Shelia y guardaron un par de palas, pañuelos, toallitas de bebé, ropa limpia y dos cuchillos de cocina. Cuando calcularon la hora aproximada en que Skylar salía de trabajar, la llamaron para tratar de convencerla para que salieran a fumar marihuana. De tal forma, cuando llegaron hasta aquel bosque de Blacksville, bajaron del vehículo y se liaron unos cigarrillos. Casualmente, el mechero se lo habían dejado el coche y fue la propia Skylar la que debía ir a buscarlo. Cuando se dio la vuelta comenzó a ser apuñalada por las otras dos chicas pero la joven decidió pelear hasta el final. Logró quitarle el cuchillo a una de ellas para después apuñalarla en la pierna. Este hecho permitió que Rachel parara y se diera cuenta de la gravedad del hecho.

En cambio, Shelia no se detuvo y la apuñaló hasta acabar exhausta. Según los testimonios de Rachel, las últimas palabras que pronunció Skylar fueron <<¿Por qué?>>, una pregunta que jamás tendría un sentido lógico para los padres de aquella chica asesinada y que a día de hoy todavía les atormenta.

El hallazgo del cuerpo sin vida de Skylar Neese

A principios del año 2013, Gaskins mandó varias patrullas al punto exacto donde presuntamente se encontraba el cuerpo de Skylar. Aunque previamente el plan se había ideado para cavar un hoyo y enterrarla, se encontraron con un terreno tremendamente rocoso. Por ello, simplemente cubrieron el cuerpo con ramas y piedras y dejaron que las alimañanas hicieran el resto. Tras emitir el comunicado, Shelia publicó varios mensajes de Twitter alegando que el dolor sentido era real y que se trataba del peor día de su vida cuando se confirmó la muerte de Skylar. Sin embargo, pese a que los policías tenían la sospecha de que ella era también la segunda perpetradora del crimen, no tenían ninguna prueba que pudiera demostrar sus hipótesis.

Últimos tweets de Skylar Neese en su cuenta personal

De tal forma, Rachel sería el gancho de los agentes. Iría a casa de Shelia con micrófonos ocultos para intentar sacar la confesión y poder incriminarla, pero aquella adolescente no iba a ponérselo tan fácil a los investigadores. En ningún momento lograron obtener algo que pudiera servirles. Dado que les estaba siendo imposible, pasaron al plan B: el registro de la vivienda y del vehículo. Así pues, tras realizar la inspección, encontraron sangre en los cuchillos y en el coche que pertenecían a la propia Skylar y ello les valió como prueba para poder inculparla por la muerte de su amiga.

Rachel fue condenada por asesinato en segundo grado a 30 años de prisión con posibilidad de libertad condicional a partir de haber cumplido 10. Por su parte, Shelia, sería condenada por asesinato en primer grado, secuestro y conspiración a cadena perpetua con posibilidad de libertad condicional a partir de los 15.

El móvil del crimen: el secreto que mantenían las tres jóvenes

Gracias al diario de Skylar se pudo saber cuál fue el verdadero móvil del crimen, y es que allí, lo dejó plasmado absolutamente todo. Al parecer, una noche quedaron las tres chicas para beber alcohol en casa de Shelia. Sin embargo, aquello derivó en una relación sexual entre ésta y Rachel. Skylar simplemente se mantuvo presente y decidió no salir de la habitación para evitar despertar a los padres de su amiga.

Cuando las redes sociales de las adolescentes fueron revisadas, parecían intercambiar indirectas y amenazas entre ellas alegando que algún día se sabría la verdad sobre lo ocurrido aquella noche. De tal manera, las dos amigas planearían el asesinato de Skylar para evitar que aquel secreto saliera a la luz. La personalidad fría de Shelia la ayudaría a controlar la situación, pero no así a su cómplice Rachel, la cual acabaría confesando todo el macabro plan que entre ambas habría llevado a cabo.

***

Fuentes:

https://www.abcactionnews.com/news/national/a-teenage-killers-eerie-tweets-she-sent-after-stabbing-friend-to-death-we-really-did-go-on-three

https://abcnews.go.com/US/best-friends-killers-teens-murder-friend-didnt/story?id=24573749

https://www.news.com.au/lifestyle/real-life/true-stories/skylar-neese-murder-teen-killer-sent-chilling-tweet-after-slaying-pal-in-woods/news-story/f57a00e1ab18a0d3ebab52d04e16c54a

https://www.cbsnews.com/news/west-virginia-girl-sentenced-to-30-years-in-skylar-neese-death/

https://nypost.com/2019/08/02/teen-killer-sent-chilling-tweet-after-slaying-pal-in-woods/

Un comentario sobre “El crimen de Skylar Neese: Asesinada para ocultar un secreto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *