Jennifer Lee Daugherty: secuestrada, torturada y asesinada

jennifer lee daugherty

El caso de Jennifer Daugherty: los antecedentes

Jennifer Lee Daugherty se había introducido en la vida de seis jóvenes que había conocido hacía algunos meses. Angela Marinucci había sido testigo de algo que la haría iniciar un plan siniestro. En una ocasión escuchó como su novio, Ricky Smyrnes, hablaba por teléfono y pronunciaba las siguientes palabras: «Te amo, Jennifer. Y quiero casarme contigo».

Quizá Angela tenía algunas sospechas sobre el triángulo amoroso en el que estaba viéndose envuelta. O quizá no. Lo que sí es cierto es que a partir de ese momento, Marinucci comenzaría a tejer su propio plan para terminar con la vida de Jennifer unos días antes de que aquel macabro propósito se pusiera sobre la mesa y se llevara a cabo de forma conjunta. Marinucci iba a contar con grandes apoyos, incluido el de su propio novio. Además, el resto de compañeros que compartían apartamento también serían partícipes de este asesinato. 

Amber Meidinger y Melvin Knight, se habían conocido poco antes del asesinato, en enero del 2010, en un refugio para personas sin hogar. Después de mudarse en varias ocasiones, terminaron en Greensburg, Pensilvania. También entraría en escena Melvin Knight, un excompañero de rejas de Ricky Smyrnes. Y, finalmente, Robert Loren Masters Jr y Peggy Miller. Las edades de todos ellos oscilaban entre los 36 y los 17 años en el momento de cometerse el asesinato el 11 de febrero de 2010. Compartían el apartamento 428 N y serían conocidos como <<Los 6 de Greensburg>>.

Por orden: Robert Masters, Melvin Knight, Ricky Smyrnes, Amber Meidinger, Angela Marinucci y Peggy Miller

Jennifer Lee Daugherty y “los 6 de Greensburg”

Jennifer Lee Daugherty, de 30 años, tenía una discapacidad mental que según su padrastro Bobby Murphy, suponía tener unas capacidades de una persona de entre 12 y 14 años. Pero trataba de llevar una vida lo más corriente posible y su hermana Joy Burkholder, era un pilar fundamental en su vida y ambas tenían una relación verdaderamente estrecha. Denise Murphy, la madre, había contraído matrimonio con Bobby y ambos apoyaban las decisiones de Jennifer. La confianza sobre ella era plena, pues siempre había sido una chica muy tranquila y jamás se había metido en problemas. 

Uno de sus objetivos era casarse y tener hijos y así poder disfrutar de una vida familiar tranquila. Las amistades eran muy importantes también para ella y la inocencia era un rasgo que la identificaba plenamente. Según las declaraciones de sus familiares durante el juicio, jamás aceptaba que una persona pudiese ser malvada. Cuando identificaba malas conductas por parte de alguien lo interpretaba como que había tenido un mal día y se sentía en parte responsable si no había podido ser lo suficientemente amable para alegrarle el día.

Los familiares de Jennifer alegaron que conoció a <<los 6 de Greensburg>> cuando se involucró en un centro comunitario para personas sin hogar con el objetivo de poder pagarse un apartamento propio e iniciar una vida más independiente. Fue durante esta etapa cuando conoció a este grupo de jóvenes e inmediatamente trató de integrarse y ser una más. Sin embargo, la personalidad de estas seis personas no encajaba en absoluto con la de Jennifer. Sus padres no fueron conscientes de los pensamientos tan perturbadores que amenazaban con salir de un momento a otro. 

El asesinato de Jennifer Lee Daugherty

Jennifer acudió al apartamento 428 N de forma voluntaria. La habían invitado quienes pensaba eran sus amigos y en su intento de integrarse y congeniar no pudo decir que no. Las primeras agresiones no tardaron en llegar y la joven pasó por un verdadero calvario durante casi tres días. Los testigos afirmaron escuchar un gran ajetreo durante el día y la noche, entraba y salía gente de forma constante del apartamento y declararon haber escuchado fuertes peleas y golpes.

Jennifer Lee Daugherty

Jennifer se había visto acorralada en el interior del apartamento y sin la posibilidad de escapar. Los golpes comenzaron a llegarle por todas partes, dejándola completamente aturdida. Le afeitaron la cabeza, la obligaron a beber detergente, aceite vegetal y orina. También la obligaron a ingerir heces. Fue golpeada con una muleta, con una aspiradora y con un toallero. La ropa la arrojaron por la ventana dejándola completamente desnuda en pleno invierno, aunque luego la recogierían, quizá, con la intención de no levantar más sospechas en el vecindario.

Trashoras y horas de tortura, el grupo llevó a cabo una votación: había llegado el momento de acabar con su vida. Sin embargo, buscaron la manera de cubrirse las espaldas y obligaron a Jennifer a redactar una falsa nota de suicidio. Mientras tanto, Angela Marinucci rescató las luces de navidad que Smyrnes había comprado para atar el cuerpo de Jennifer y dejarla completamente inmovilizada. La apuñalaron en varias ocasiones en el abdomen, cuello y  pecho. Cuando dejó de respirar definitivamente, la introdujeron en un cubo de basura que abandonarían en el parking de un colegio del centro de la ciudad.

Cadena perpetua y pena de muerte para los asesinos

El asesinato de Jennifer Lee Daugherty conmocionó, no sólo al municipio de Greensburg, sino a toda Pensilvania. Los seis responsables del atroz crimen fueron arrestados y sentenciados a cadena perpetua y pena de muerte en función de su nivel de participación y la edad de los implicados. 

Angela Marinucci, Amber Meidinger, Peggi Miller y Robert Masters Jr.

Angela Marinucci tenía 17 años en el momento en que se cometió el asesinato. Para el jurado quedó claro que fue una de las máximas implicadas y responsables de los hechos junto con Smyrnes, pero su edad impidió que fuese condenada a la pena de muerte. El 3 de agosto de 2011 recibe formalmente la condena a cadena perpetua obligatoria sin posibilidad de libertad condicional tras declararse culpable de asesinato en primer grado. 

Sin embargo, esta sentencia se revocó a los pocos meses al considerarse inconstitucional que un menor reciba este tipo de condena. Tras varias audiencias se sopesa la posibilidad de que recaiga una pena de entre 50 años y cadena perpetua con posibilidad de libertad condicional. Por el momento, Angela se encuentra en prisión cumpliendo la primera de las condenas a la espera de que se resuelva la apelación. 

Amber Meidinger, por su parte, fue condenada a una pena de entre 40 y 80 años de cárcel tras haber confesado su participación en el asesinato de Jennifer el 4 de diciembre de 2013. Sin embargo, en noviembre de 2019 presentó un escrito ante la Junta de Indultos para solicitar clemencia, justificando que está capacitada para reintegrarse en la sociedad.

Actualmente se encuentra en el Correccional de Muncy y no podría optar a la libertad condicional hasta febrero de 2050. Amber se libró de la pena de muerte que buscaban los fiscales porque testificó contra tres de los presentes durante las torturas, entre quienes se encontraba su pareja sentimental Melvin Knight. Sus declaraciones fueron muy claras al testificar que Melvin violó a Jennifer y después la apuñaló hasta la muerte. Tanto él como Smyrnes, novio de Angela Marinucci, fueron los únicos en ser condenados a muerte.

Por lo que respecta a Peggi y Robert, cumplen una condena de entre 35 y 74 años de prisión y de entre 30 y 70, respectivamente.

Melvin Nnight y Ricky Smyrnes, los únicos condenados a muerte

El 12 de abril de 2012 se declaró culpable a Melvin Knight de asesinato, secuestro y conspiración para cometer el crimen de Jennifer Lee Daugherty. El 30 de agosto de 2012 fue condenado a la pena de muerte, sentencia que fue apelada en 2016 al alegar que Melvin no tenía antecedentes penales y debería haber sido considerado como atenuante de la pena. Esto llevó a una revisión del caso y en noviembre de 2020 volvió a confirmarse la pena de muerte alegando que no existen indicios suficientes por los que deba rebajarse la pena. Actualmente se encuentra en la Institución Correccional Estatal de Phoenix a la espera de que se cumpla la sentencia. 

Por lo que respecta a Ricky Smyrnes, también está a la espera de que se lleve a cabo su sentencia de muerte por inyección letal. Apeló su sentencia al considerar que la condena estaba amparada bajo evidencias arbitrarias y viscerales del jurado. Sin embargo, esta apelación se rechazó, justificando lo contrario, siguiendo a la espera en el corredor de la muerte. Ricky se consideró uno de los cabecillas y máximos partícipes del crimen de Jennifer junto con su pareja sentimental Angela Marinucci, por lo que el jurado desestimó de plano su apelación.

Fuentes consultadas:

https://triblive.com/

https://triblive.com/

https://es.findagrave.com

https://archive.triblive.com/

https://www.cbsnews.com/

https://archive.triblive.com

https://www.pennlive.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *