JonBenét Ramsey: ¿quién mató a la reina de la belleza infantil?

El 26 de diciembre de 1996 se produce una llamada de emergencias al 911. Al otro lado del teléfono se encuentra Patricia (Patsy) Ramsey, la madre de JonBenét Ramsey. Entre llantos, dice que su hija ha sido secuestrada. En las escaleras de la vivienda familiar aparece una carta escrita a mano. Se compone de un total de tres hojas y en ella, se imponen una serie de condiciones que tendrán que cumplir si quieren recuperar a JonBenét. 

Se daba inicio de uno de los casos más conocidos de los últimos años de la crónica negra americana. Un asesinato sin resolver y que sigue despertando las mismas incógnitas después de más de dos décadas. Pero empecemos por el principio… conozcamos a los que van a ser protagonistas de esta trágica historia. 

jonbenet ramsey
JonBenét Ramsey

¿Quién fue JonBenét Ramsey?

JonBenét Ramsey nació el 6 de agosto de 1990 en Atlanta, Georgia, aunque pronto se trasladaría toda la familia hasta Boulder, en Colorado, cuando había cumplido un año de edad. La madre, Patsy Ramsey, había participado en concursos de belleza durante su juventud, habiéndose proclamado Miss West Virginia en 1977. Todo esto sería, indudablemente, influencia directa en la vida de su hija. 

patsy ramsey
Patsy Ramsey

Por otro lado, John Ramsey, el padre de la pequeña, era un hombre de negocios. Era jefe ejecutivo de la empresa Access Graphics, dedicada al mundo de la informática. Además, el matrimonio había tenido tres años antes otro hijo, Burke.

Patsy presentó a su hija JonBenét a innumerables concursos de belleza infantil e incluso había financiado algunos en los que su hija había participado. La pequeña comenzó a destacar y se convirtió en una de las niñas más conocidas de estos concursos de belleza.

El caso de JonBenét Ramsey: una carta de secuestro

Era la madrugada del 26 de diciembre de 1996. Patsy se levantó de la cama con la intención de bajar a la cocina y beber un poco de agua. Al bajar las escaleras que llevaban a la planta de abajo se encontró una nota que reposaba en uno de los escalones. Era la nota del secuestro de su hija JonBenét.

En la carta, formada por tres folios, se pedía $118 000 como precio a pagar por recuperar a la pequeña. También les advertían que no se pusieran en contacto con la policía y que debían esperar una llamada que se produciría entre las 8 y las 10 de la mañana de ese mismo día. Pero Patsy, tras acudir de inmediato a la habitación de su hija y no encontrarla, descolgó el teléfono y contactó con el servicio de emergencias del 911. Patsy, desesperada, alertaba del secuestro de su hija.

-911 emergencias

– Señorita, ¡policía! 755 15th street

-¿qué está sucediendo, señora?

– Se ha producido un secuestro, ¡Dios mío! ¡Por favor!

– Respire profundo, por favor.

– ¡Por favor! Dense prisa, dense prisa, dense prisa.

– Patsy, Patsy…

Extracto de la llamada

Traducción de la carta de secuestro

Sr. Ramsey

¡Escucha atentamente! Somos un grupo de individuos que representan una pequeña facción extranjera. Respetamos tu negocio pero no el país al que sirve. En este momento tenemos a su hija en nuestra posesión. Ella está segura e ilesa y si quiere verla en 1997, debe seguir nuestras instrucciones de la carta.

Retirará $ 118,000.00 de su cuenta. $ 100,000 serán en billetes de $ 100 y los $ 18,000 restantes en billetes de $ 20. Asegúrate de llevar un maletín de un tamaño adecuado al banco. Cuando llegue a casa, pondrá el dinero en una bolsa de papel marrón. Te llamaré mañana entre las 8 y las 10 de la mañana para darte instrucciones sobre la entrega. La entrega será agotadora, por lo que le aconsejo que descanses. Si vemos que obtiene el dinero antes de tiempo, podríamos llamarlo antes para organizar una entrega anticipada del dinero y, por lo tanto, una recogida más temprana de su hija.

Cualquier desviación de mis instrucciones dará como resultado la ejecución inmediata de su hija. También se le denegarán sus restos para un entierro adecuado. A los dos caballeros que están cuidando de su hija no les gustáis especialmente, así que les advierto que no les provoquen. Hablar con alguien sobre su situación, como la policía, F.B.I., etc., hará que su hija sea decapitada. Si te pillamos hablando con un <<stray dog>> (en lenguaje coloquial se refiere a esa persona que no tiene mucha vida propia y se pasa el día en casas de amigos o conocidos comiendo y bebiendo), ella muere. Si alerta a las autoridades bancarias, ella muere. Si el dinero está marcado o alterado de alguna manera, ella muere.

Se le escaneará en busca de dispositivos electrónicos y, si se encuentra alguno, ella muere. Puede intentar engañarnos, pero tenga presente que estamos familiarizados con los contraataques y tácticas de la policía. Tienes un 99% de posibilidades de matar a tu hija si intentas ser más inteligente que nosotros. Seguid nuestras instrucciones y tendréis un 100% de posibilidades de recuperarla. Tú y tu familia estáis bajo un constante examen, al igual que las autoridades. No te pases de listo, John, no eres el único pez gordo que hay, así que no pienses que matarla será difícil. No nos subestimes, John. Usa ese buen sentido común sureño que tienes. ¡Ahora depende de ti, John!

¡Victoria!
S.B.T.C.

El hallazgo del cuerpo sin vida de JonBenét Ramsey

A partir de este momento, la policía acudió a la casa de los Ramsey tan sólo siete minutos después de efectuar esa llamada. Eran las 5:52 am. Richard French llegó hasta la vivienda familiar para tomar declaración e intentar recoger algunos indicios que pudieran aportar algo de luz a aquella misteriosa desaparición. Según las declaraciones de French, le sorprendió la actitud tan distinta que cada uno de los padres había tomado. El padre, sereno y tranquilo, le contaba al policía la secuencia de lo sucedido. Por su parte, Patsy, se había quedado sentada en un sillón de la terraza mientras sollozaba sin perder de vista a French. 

A lo largo de ese día, la policía se puso en contacto varias veces con los Ramsey. Fue en una de esas ocasiones cuando les pidieron que revisaran, una vez más, la vivienda en busca de pistas. Fleet White, un amigo de la familia, había acudido hasta el domicilio de los Ramsey para apoyarles y ofrecer su ayuda en un momento tan delicado como la desaparición de un hijo. Ante la petición de la policía, tanto él como John iniciaron el registro de la vivienda. Cuando se dirigieron al sótano para inspeccionarlo, apareció el cuerpo sin vida de JonBenét Ramsey.

John y Patsey Ramsey

El escenario del crimen: los indicios que revelan las incongruencias de un asesinato

Una manta blanca cubría un bulto que yacía en el suelo del sótano de la casa de los Ramsey. Al retirar la manta, apareció el cuerpo sin vida de JonBenét, que se encontraba en posición decúbito supino, con la cabeza ligeramente ladeada hacia la derecha y los brazos extendidos sobre su cabeza. Vestía con un pantalón blanco y una camiseta del mismo color con una estrella de lentejuelas plateadas que decoraban la parte superior del pecho de la pequeña.

Escenario del crimen

Tras observar con más detalle el cuerpo de JonBenét, comenzaron a observarse detalles todavía más escabrosos. Una cuerda de nylon rodeaba el cuello de la niña y algunos mechones de su cabello rubio se entrelazaban entre el surco producido por la presión de la cuerda y esta misma. También tenía un trozo de cinta adhesiva que le tapaba la boca y su cráneo presentaba una importante fractura. Los brazos también estaban atados con cuerdas pero fueron desatadas por el padre cuando la encontró. Tan sólo habían transcurrido ocho horas desde que se había dado la alerta de su desaparición y se habían iniciado las primeras pesquisas.

Ilustración sobre la posición del cuerpo

La autopsia revela importantes indicios sobre el cuerpo de la niña

La autopsia reveló que la causa de la muerte se produjo por una asfixia producida con un mecanismo confeccionado mediante la cuerda de nylon que había sido reforzada con el mango de un pincel o similar, para hacer girar la cuerda con más tensión y potenciar la fuerza de la asfixia. Esto sumado al fuerte impacto que recibió en la cabeza con un objeto contundente y que le produjo una gran fractura. Pero esto no era todo.

El cuerpo de JonBenét tenía también múltiples contusiones por el cuerpo y muestras de ADN en su ropa interior que no pertenecía a los Ramsey. También se encontraron restos de orina. Esto dio paso a la especulación de que pudo haber sido abusada sexualmente por alguien desconocido hasta ese momento. No obstante, esto quedó desmentido al demostrarse que ese ADN pertenecía a los trabajadores que habían empaquetado la ropa interior antes de ponerla a la venta.

La policía analiza el escenario del crimen

Una pregunta rondaba en las mentes de los investigadores: ¿había entrado alguien en mitad de la noche y había asesinato a la pequeña JonBenét en el sótano como comenzaba a especularse?

La inspección ocular del escenario del crimen trajo consigo múltiples evidencias que quizá hiciesen desconfiar de la primera teoría que se suscitó. En el sótano había una ventana que daba al exterior y tenía uno de sus cristales rotos. El primer impulso fue pensar que alguien pudo haberse colado por aquella ventana y sacar, en contra de su voluntad, a la niña de su cama. Sin embargo, hubo algo que hizo replantearse esta cuestión, y es que en esa ventana había una telaraña que permanecía totalmente intacta.

De haber accedido alguien a través de esa ventana, una de las consecuencias es que se hubiese llevado consigo parte de esa telaraña. No fue así. Además, el padre declaró que el cristal llevaba roto hacía varios meses, concretamente desde el verano, y todavía no lo había arreglado. Además, el hueco del cristal era demasiado pequeño como para que un adulto hubiese entrado por ahí. La maleta que apareció justo debajo de la ventana sigue siendo todo un misterio a día de hoy.

La carta de secuestro pone en el foco a los padres

Por otro lado, la carta era de una longitud demasiado larga como para haber sido escrita en el momento del presunto secuestro de JonBenét. Y es que, todo apuntaba a que esa carta fue escrita por alguien cuando ya se encontraba en el interior de la casa porque tanto el papel como el bolígrafo empleado, pertenecían a los Ramsey. La teoría comenzó a tomar otra forma y los padres comenzaban a ser sospechosos del crimen de la niña. La policía, por su parte, siguió inspeccionando cada rincón de la casa para tratar de hallar cualquier indicio que delatara al presunto responsable. No hallaron nada. Tampoco huellas de pisadas en la nieve que indicaran que un extraño se había podido acercar a la vivienda. 

Ante estos avances en la investigación, John alegó que habían pasado varias personas por la casa y que habían tenido copia de la llave por haber trabajado para la familia en su hogar. No se pudo vincular a ninguna de estas personas con el asesinato de JonBenét. Tampoco pudieron justificar la declaración de uno de los vecinos que declaró haberse despertado en mitad de la noche a causa de un fuerte grito que provenía del interior de la casa de los Ramsey.

jonbenét ramsey muerte
JonBenét en uno de los concursos

La familia Ramsey: los principales sospechosos de la muerte de JonBenét

John Ramsey, el padre

Todo comenzaba a desmoronarse cual castillo de naipes. Los focos se centraron en John, el padre de la pequeña, como responsable de su asesinato. Los indicios que aparecían poco a poco sugirieron que había estado abusando sexualmente de su hija tiempo atrás y que, incluso, ambos progenitores participaron en actos sexuales con la pequeña la misma noche en que murió. 

La revista Vanity Fair, publicaba en 1997 un extenso reportaje sobre el crimen donde llevaba a cabo un repaso minucioso de cada detalle del caso. Las declaraciones de los patólogos forenses Cyril Wecht y Robert Kirschner, afirmaban en rotundo que JonBenét había sido agredida sexualmente la noche en que se produjo su muerte. Sus declaraciones se basaban en una evidencia física que para ellos fue muy clara: la abertura vaginal era el doble de grande que la de cualquier otra niña. Esto implicaba que había sido agredida, mas no penetrada con un miembro viril. Además, también afirmaban que eso hecho se había producido en anteriores ocasiones. 

La actitud de los padres estaba convirtiéndose en un foco de atención tras las revelaciones que se iban produciendo alrededor de este crimen. Los forenses pudieron determinar que el cuerpo fue limpiado, aunque no esterilizado del todo y que, además, habían vestido a la niña después de ser asesinada. También se había alterado la escena del crimen, pues al descubrir el cuerpo, John la llevó hasta el salón para después volverla a dejar en el suelo del sótano un tiempo después.

Patsy Ramsey, la madre

La actitud de Patsy tampoco pasó desapercibida. Fue desde el primer minuto en que aquel policía acudió a su domicilio tras recibir la llamada de alerta cuando comenzó a intuir ciertos comportamientos un tanto extraños. Sin embargo, con la investigación en curso, y tras el análisis de la llamada efectuada al 911, se percataron de que unas voces surgieron al final de la llamada y podrían ser verdaderamente reveladoras. Tras terminar de forma abrupta la conversación con la mujer que atiende la llamada de Patsy, se escuchan, de fondo, unas voces que los investigadores que analizaron los audios transcribieron como <<help me, Jesus>>, <<help me>>. Al parecer Patsy trató de colgar el teléfono pero no lo hizo correctamente, lo que hizo que captase algunas voces de fondo que luego fueron investigadas por el FBI. 

El segundo elemento que incriminó a la madre directamente fue la carta hallada en la escalera. Una carta de secuestro que había sido escrita con un bolígrafo y un papel de un cuaderno que eran de su propiedad y que tenía en una de las habitaciones de la casa donde había instalado su despacho. Además, la prueba grafológica determinó que la letra era muy similar a la de la propia Patsy. 

Además, forenses expertos en lenguaje corporal también analizaron los gestos de ambos en sus apariciones en televisión. Tras los primeros avances de la investigación, John contrató a unos abogados para él y para su mujer y prescindieron de hablar con la policía, pero no así con los periodistas que seguían interesados en el caso.

Patsy nunca fue procesada porque tampoco existió prueba determinante que pudiera relacionarla directamente con el asesinato de su propia hija. Falleció en 2006 a causa de un cáncer de ovarios.

Burke Ramsey, ¿fue el veradero asesino de JonBenét y se encubrió su crimen?

En el momento de cometerse el asesinato de JonBenét, ella tenía seis años y su hermano Burke, nueve. El carácter de Burke se describía como tímido y poco hablador. No le gustaba socializar y su círculo era bastante reducido. Incluso rechazaba abiertamente a las personas manifestándoles su desagrado cuando se dirigían directamente a él. 

Los hermanos Ramsey

¿Pudo esta actitud reforzarse y acentuarse cada vez más en el tiempo tras ver que toda la atención de la gente iba a parar hacia su hermana JonBenét? Esto pudo suponer un rechazo hacia su hermana, ya que desde que comenzó a aparecer en concursos de belleza y desfiles a los cuatro años, se convirtió en el centro de todas las miradas. La popularidad de la niña fue creciendo conforme participaba en esos concursos y, además, se convirtió en algo casi habitual que ganase estos concursos.

Las teorías del FBI sobre la implicación de Burke en el crimen de su hermana

No sobran las especulaciones sobre qué pudo ocurrir la noche del asesinato de JonBenét Ramsey. Pero una de las teorías que más fuerza cogió por parte de los investigadores surgió a raíz de lo hallado en el estómago de la niña cuando se le practicó la autopsia y los vídeos que se tomaron de la casa cuando se encontró el cuerpo sin vida de JonBenét. Cada detalle y objeto que se pudo visualizar en aquellas grabaciones se analizó con sumo cuidado. La reconstrucción de los hechos fue muy precisa a la hora de determinar qué pudo suceder. 

Los agentes consideraron que aquella noche Burke se levantó de su cama y bajó hasta la cocina donde se encontraba su madre, quien le preparó una ración de piña con leche. JonBenét también bajó y cogió algunas porciones de la piña del recipiente de donde comía Burke. Esto dio lugar a un arrebato de ira por parte de él y cogió una linterna que había sobre la mesa, dándole un golpe que le produciría la fractura del cráneo y la muerte instantáneamente.

Burke Ramsey

Los experimentos: ¿Puede un niño de provocar tal fractura en un cráneo?

Este planteamiento llevó a los agentes a preguntarse si un niño sería capaz de tener la fuerza necesaria para provocar una fractura de la envergadura que tenía JonBenét. La respuesta es sí. Tras realizar algunas pruebas con un niño de la misma envergadura que Burke y un cráneo real, se produjo exactamente la misma lesión que presentaba la víctima. Esto llevó a la conclusión de que tanto Patsy como John estaban encubriendo a su hijo. 

Además, también se especuló que la niña pudo recibir algún tipo de descarga eléctrica con un taser antes de ser secuestrada. Esto se dedujo a causa de dos marcas que había en el cuerpo de la niña. Sin embargo, las marcas que dejan estas descargas son alargadas y no como las que tenía la víctima en su cuerpo. Tras las pruebas realizadas para intentar averiguar cuál fue el objeto empleado para dejar las marcas, se percataron que en el escenario del crimen había un circuito de tren de juguete que pertenecía a Burke. Al comparar la distancia de los enganches de los rieles con las marcas que tenía JonBenét en su piel, se dieron cuenta de que coincidían a la perfección. ¿Emplearon uno de esos rieles para tocar el cuerpo de la niña?

La extraña actitud de Burke durante las entrevistas

Días después de la muerte de su hermana se le realizaron diferentes entrevistas. Con una actitud tranquila fue respondiendo a las preguntas que se le hacían sin expresar mayor interés en el suceso. Esto llamó poderosamente la atención de los investigadores, pues Burke acababa de perder a su hermana de una forma muy traumática pero, sin embargo, no parecía vérsele afectado.

Años más tarde Burke accedió a una nueva entrevista y la actitud también se mostró altamente sospechosa. 

Gary Oliva confiesa el asesinato de JonBenét Ramsey

Hasta la fecha no ha existido ninguna prueba sólida que haya podido abrir un proceso judicial contra alguien por el asesinato de JonBenét. Aunque se han producido algunas detenciones de personas como John Mark Carr, en el año 2006, quedó totalmente libre de este crimen. No obstante, se le procesó por pornografía infantil. Años más tarde, en 2019, Gary Oliva dijo haber sido la persona que le quitó la vida a la pequeña reina de la belleza. Gary cumple una condena de diez años por pornografía infantil. Redactó una carta donde aseguraba ser su asesino.

“Nunca amé a nadie como lo hice con JonBenét, pero la dejé escapar, le partí la cabeza y la vi morir. Fue un accidente”.

Extracto de la carta de Gary Oliva

El caso sigue sin ser resuelto, aunque la policía tiene en cuenta estas declaraciones, si bien es cierto, la caligrafía no coicide con la hallada en la casa de los Ramsey el día del crimen, no descartan que haya podido actuar con un cómplice. No obstante, indudablemente el asesinato de JonBenét Ramsey es uno de los casos fríos más famosos de la crónica negra americana más reciente.

Si te ha gustado esta entrada, te recomiendo que le eches un vistazo al crimen de Shanda Sharer:

JonBenét Ramsey fue asesinada la madrugada del 26 de diciembre de 1996. Uno de los sospechosos fue su hermano Burke Ramsey. El caso sigue sin resolverse.

Fuentes consultadas:

https://edition.cnn.com/

https://vanguardia.com.mx/

https://www.history.com/

https://www.revistavanityfair.es/

https://www.vanityfair.com/

https://www.vanityfair.com/

http://www.experthandwritinganalysis.com

2 comentarios sobre “JonBenét Ramsey: ¿quién mató a la reina de la belleza infantil?

  1. Madre mía con el caso, me ha parecido muy interesante. Por lo que cuentas yo también apuntaría hacia el hermano, por todo el tema de los celos tiene bastantes papeletas.

    Una entrada fantástica.
    Besotes.

    1. ¡Hola! Muchas gracias por pasarte a leer la entrada y comentar. La verdad es que la actitud del hermano levanta muchas sospechas. En YouTube hay una entrevista que le hicieron de mayor y bufff… ojalá algún día se resuelva el caso, aunque lo veo complicado…

      ¡Un saludo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *