Kenneth Allen McDuff: el asesino en serie de la escoba

Kenneth Allen McDuff fue un asesino en serie estadounidense que se calcula mató entre 9 y 14 personas. En el artículo de hoy te cuento cómo ocurrieron los hechos y quién fue Kenneth. 

¿Quién fue Kenneth Allen McDuff?

El 21 de marzo de 1946 nacía en el 201 de Linden Street, en la ciudad de Rosebud, Texas, Kenneth Allen McDuff. Tras él, nacería un sexto hijo más fruto del matrimonio entre John Allen y Addie McDuff.

Durante aquellos años, la pareja dedicó parte de su tiempo a prosperar en el negocio del hormigón. Un negocio próspero que sustentaba a la familia. Pero ese éxito no acompañaba a la reputación que la pareja gozaba en el vecindario. El carácter temperamental de Addie le valió para enfrentarse incluso en una ocasión, al conductor de autobús que echó a uno de sus hijos durante un trayecto. La discusión acalorada entre ambos terminó cuando Addie sacó una pistola del bolso y la empuñó. A partir de ahí le sirvió para quedarse con el mote de “la madre que empuñaba pistolas”.

Este temperamento no pasó desapercibido tampoco entre quieres conocían al, por aquel entonces, joven McDuff, quien provocaría algún que otro conflicto en la ciudad ya desde muy temprana edad. Esto le llevó a ganarse la reputación de “matón”, sobre todo en el colegio donde pasó sus primeros años estudiando: el Rosebud High School. Tras una pelea con uno de los compañeros abandonó las clases y se puso a trabajar en el negocio familiar.

Sin embargo, su carácter seguiría haciendo que cayese en conflictos una y otra vez y que provocara graves situaciones. En 1964, cuando tan sólo tenía 18 años, recibió una condena de 12 cargos por robo. Esta carrera criminal no había hecho más que empezar y uno de los sucesos que ocurriría justo dos años después, haría que Kenneth se convertiría en el primer criminal de Texas condenado a muerte que se libraba de la condena al abolirse la pena capital en 1972 en este estado. Sin embargo, este cambio en la legislación produciría que, tras su puesta en libertad, una oleada de asesinatos en serie causara el caos en Waco y sus alrededores.

Los asesinatos de Broomstick

Durante su tiempo en prisión, Kenneth mantenía una actitud chulesca y jactanciosa tras los barrotes. Había sido condenado por robo, aunque él alardeaba de haber cometido ya violaciones y hasta incluso 2 asesinatos. Bien lo confirmaba Roy Dale Green, quien se convertiría en su cómplice cuando los días de prisión de Kenneth llegaron a su fin y nuevamente volvió a pisar las calles. Kenneth encontró un aliado perfecto para llevar a cabo un crimen completamente atroz y lo haría con el propio Roy, a quien había conocido hacía tan solo un mes.

El 6 de agosto de 1966 Kenneth McDuff conducía un Ford e iba en busca de un objetivo claro: una niña. Tras él, Roy le seguía los pasos en su Dodge Coronet, mientras era testigo de cada uno de sus movimientos. 

El secuestro y asesinato de Robert Brand, Edna Louise Sullivan y Mark Dunman

Eran las 22:00 horas de la noche. Robert Brand, de 17 años, su novia Edna Louise Sullivan de 16, y el primo de Robert, Mark Dunman, de 15 años, estaban en el aparcamiento de un campo de béisbol de Everman, Texas, y apoyados en el coche que pertenecía a los propios adolescentes. Kenneth McDuff se percata de la presencia de Edna y le parece una víctima más que perfecta, por lo que detiene el Ford a unos 150 metros de donde se encontraban los tres jóvenes. Sale del coche, se acerca a ellos y alza la mano empuñando una Colt 38. Tras el gesto llega la orden de que vayan hasta su coche se metan en el maletero del Ford.

Cuando ya tiene a los tres adolescentes presos arranca de nuevo el coche y emprende camino por la carretera. Green, pisa el acelerador y sigue el Ford de su cómplice. Tras unos kilómetros se detienen en un campo y Kenneth alza el maletero encontrándose con el rostro de terror de los tres adolescentes. Saca a Edna del maletero y ordena a Green que la meta en el otro maletero, en el de Dodge, y así se hace. 

Seis disparos. Apenas les dio tiempo a los dos chicos de suplicar por sus vidas. Kenneth se da la vuelta y en medio del silencio ordena a Green que limpie las huellas dactilares de cada rincón del Ford.

Una vez hubo acabado condujeron el Dodge durante varios kilómetros más y tras alejarse lo suficiente del escenario del crimen, se detuvieron nuevamente. Tras violar en repetidas ocasiones a Edna, Kenneth pidió a su cómplice que buscase algo para estrangularla. Green le ofreció su cinturón pero lo rechazó. Se percató que en el coche había algo que le parecía mucho más atractivo para cometer su crimen: el palo de una escoba. Tras un forcejero entre víctima y verdugo, Kenneth se deshizo del cuerpo sin vida de Edna arrojándola a unos arbustos. 

Tras abandonar el segundo escenario, se detuvieron en una gasolinera, compraron unas Coca-colas y se dirigieron a la casa de Green donde pasarían la noche. Al día siguiente, Kenneth enterró la pistola y lavó el coche.

Pero el plan de Kenneth se iba a desmoronar cuando Green, no pudiendo aguantar la presión, confiesa el crimen y se entrega a la policía. 

Kenneth es condenado a la silla eléctrica y Green quedó el libertad 13 años después. La sentencia a muerte se conmutó por la cadena perpetua y obtendría la libertad condicional en 1989. Iba a ser una craso error.

Kenneth Allen McDuff: el asesino de la escoba

El 14 de octubre de 1989, aparece el cuerpo sin vida de Sarafia Parker, de 31 años, abandonado a orillas de la carretera interestatal I-35, a unos 80 kilómetros de la gasolinera donde Kenneth estaba trabajando. Nunca se le ha atribuido este asesinato.

Poco después, Kenneth volvió a entrar en prisión nuevamente por amenazas, pero pronto volvió a quedar en libertad. De hecho, al poco tiempo de salir, el 10 de octubre de 1991, recogió con su coche a una prostituta llamada Brenda Thompson aquella misma noche. 

Nada más subirse al vehículo Brenda, unas cuerdas comenzaron a rodearla con violencia dejándola prácticamente atada y sin posibilidad de moverse demasiado. Sin embargo, Kenneth no se había dado cuenta de que había estacionado el coche a unos 20 metros de un puesto de control de la policía. Brenda comenzó a golpear el cristal del coche con los pies y alertó a los agentes del puesto. Los impactos de Brenda contra los cristales eran tan violentos que acabó quebrándolos. Kenneth se percató de la situación y pisó el acelerador hasta el fondo, dirigiéndose a gran velocidad hacia los tres agentes, quienes tuvieron que saltar para evitar ser atropellados. Kenneth apagó las luces de su coche y condujo en dirección contraria durante un tiempo hasta llegar a la Ruta 84. Había buslado a los agentes.

Brenda fue asesinada y su cuerpo no fue descubierto hasta 7 años después, en 1998.

Kenneth McDuff
Kenneth McDuff

La serie de asesinatos continúa

El 14 de octubre de 1991, tan sólo cinco días después del crimen de Brenda Thompson, Kenneth se encontraba en un motel con Regina DeAnne Moore, una prostituta de 17 años con quien había iniciado una discusión. Tras el rifirrafe entre ambos, Regina se subió al vehículo de Kenneth y la llevó hasta un área alejada y remotamente perdida, cerca de la Carretera Estatal 6 de Texas. La ató y después la asesinó. Su cuerpo fue descubierto el 29 de septiembre de 1998.

También se reportó la desaparición de Cynthia Renee González, de 23 años, quien fue asesinada y abandonada después cerca de County Road 313. Su cadáver fue encontrado el 21 de septiembre de 1991.

Los asesinatos seguían cometiéndose uno tras otro. Y la siguiente víctima iba a encontrarse de frente no a uno, sino a dos asesinos. Esta vez Kenneth se había buscado otro cómplice, Alva Hank Worley, con quien asesinó a Colleen Reed, el 29 de diciembre de 1991. La torturaron, violaron y asesinaron, aunque según las declaraciones de Worley, este no participó en el asesinato.

Las víctimas siguieron acumulándose en la carrera criminal de Kenneth, el 24 de febrero de 1992 fue el turno de Valencia Joshua; y después el de Melissa Northrup el 1 de marzo de 1992.

Las dificultades de una investigación

Los cadáveres de las víctimas de Kenneth habían sido abandonados en distintos puntos de Texas. Esto suponía, que por aquellos años, era un plus añadido de dificultad para poder coordinar las policías de los distintos condados. Sin embargo, se sospechaba fuertemente de su autoría pero estaba siendo demasiado escurridizo para los agentes. 

Las primeras pesquisas pudieron determinar que además de poseer un arma ilegal, distribuía droga. Esto les valió para poder solicitar una orden de arresto. Paralelamente a ello, interrogaron al cómplice con quien había cometido el asesinato de Colleen Reed. Sus aportaciones sirvieron relativamente para poder determinar ante qué tipo de sujeto estaban. Cuando quisieron darse cuenta, Kenneth había desaparecido del mapa.

Las víctimas de Kenneth
Las víctimas de Kenneth

El extraño parecido entre el compañero de trabajo y uno de los criminales más buscados

America’s Most Wanted emitió un programa a través de Fox el 1 de mayo de 1992. Gary Smithee se encontraba en su casa viendo el programa cuando aparece en pantalla un rostro que le resulta familiar. Lo reconoce. Se trata de su compañero de trabajo Richard Fowler, con quien comparte horas recolectando basura en la ciudad de Kansas City, Missouri. Sin embargo, el programa de televisión menciona otro nombre: Kenneth Allen McDuff. 

Gary llamó a la policía y tras el cotejo de huellas dactilares entre el supuesto Fowler y las de McDuff, pudieron constatar que se trataba de la misma persona. Le arrestaron el 4 de mayo de 1992 definitivamente.

Kenneth Allen McDuff condenado a la pena de muerte

El 18 de febrero de 1993 se dictó sentencia: pena de muerte. 

La ejecución de Kenneth Allen McDuff se produjo el 17 de noviembre de 1998 a la edad de 52 años. 

Kenneth fue sospechoso de haber sido el autor material del triple crimen que a día de hoy sigue sin resolver y que puedes leer aquí:

Se trata del asesinato de tres adolescentes en el interior de una tienda de yogur, ocurrido en el mismo espacio de tiempo que los crímenes de Kenneth. Nunca reconoció su autoría. 

Fuentes de consulta:

https://www.lavanguardia.com/

https://www.nvinoticias.com/

https://www.biobiochile.cl/

https://www.texasmonthly.com/

https://www.fresnobee.com/

6 comentarios sobre “Kenneth Allen McDuff: el asesino en serie de la escoba

    1. Él no reconoció la autoría y el otro caso sigue sin resolver. Quizá pudo ser él o no… mientras el otro caso quede abierto y sin pruebas fiables no podrá saberse. Es una pena grande que se queden sin resolver…😢

  1. El asesinato de Brenda Thompson es el que más me ha llamado la atención. Casi lo detiene la Policía por la determinación de ella, pero, al lograr escapar, descargó toda su furia asesina, torturándola primero. Espeluznante…

  2. Vaya! Un psicopata desde la cuna… relacionado con el triple asesinato de la tienda de yogurt? . Gracias por traernos estas historias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *