Klara Mauerova, la historia de la madre que se comió a sus hijos

Al más puro estilo de una historia de terror, se presenta Klara Mauerova. Una madre que, tras encerrar a sus hijos en una jaula se alimentó de su propia carne. En este artículo hacemos un repaso a su biografía y a cómo llegó a convertirse en una madre caníbal.

La bruja decidió que a Hansel se lo comería luego de engordarlo, porque estaba muy delgado. Lo metió en una jaula donde lo alimentaba a diario. Pasó el tiempo y la bruja finalmente se aburrió, por lo que decidió comérselo así mismo.

Hansel y Gretel (Los hermanos Grimm

¿Quién es Klara Mauerova?

La infancia de Klara Mauerova

En un pequeño pueblo de la República Checa, en Kurim, nació Klara Mauerova en el año 1975. Pocos años más tarde nacería su hermana pequeña, Katerina. Ya desde muy jóvenes, ambas presentaban unos pensamientos inclinados hacia el misticismo. Entre ellas planeaban sucesos futuros en donde harían algo muy grande al ser enviadas divinas y cumplir la misión que Dios les había encomendado. Klara, pensaba que era la elegida para realizar importantes actos en la Tierra. Su hermana tenía también ese pensamiento obcecado en lo divino y en la religión católica por lo que la retroalimentación entre ellas era más que evidente. 

Klara es descrita como una niña inadaptada pues sus pensamientos tan obsesivos por lo espiritual la hacían muy diferente y en ocasiones, incluso era rechazada. Sin embargo, ello no le impidió, al menos por el momento, llevar una vida aparentemente normal.

La soledad llama a la puerta de Klara

Tras iniciar sus estudios en la Universidad, se marchó de casa de los padres. Había conocido a un hombre con quien compartiría techo y acabaría contrayendo matrimonio. De esa unión nacerían dos pequeños, Ondrej y Jakub. Sin embargo, el excéntrico carácter de Klara empezó a traer problemas al matrimonio y las reacciones violentas contra su marido terminaron porque él solicitase el divorcio.

Ella se quedó con la custodia de los niños, y era considerada una madre ejemplar que podía todo su empeño en el cuidado de sus hijos. Pero ambos pequeños debían ir al colegio durante muchas horas y por tanto Klara se quedaba sola todo ese tiempo. Ello provocó una profunda tristeza al quedar rodeada de soledad durante horas día tras día. Por esta razón invitó a su hermana Katerina a que fuera a vivir con ella. Todo parecía volver a estar bien en la vida de Klara y pese a sus peculiaridades en su carácter estaba logrando llevar una vida normal y tranquila. Pero todo cambiaría cuando una mujer llamada Barbora Skrlova irrumpió en sus vidas.

¿Quién es Barbora Skrlova?

Barbora era compañera en la universidad junto con Katerina, y aunque tenía 33 años, su apariencia física la hacía parecer una niña. Padecía una enfermedad glandular, y su aspecto aniñado fue aprovechado para burlar en alguna ocasión a las autoridades o hacerse pasar por menor de edad para evitar castigos o conseguir algunos propósitos. Es más, un matrimonio la confundió realmente con una niña de 12 años y decidió adoptarla, viviendo bajo su amparo durante un tiempo.

Sin embargo, los problemas de Barbora iban más allá que una simple apariencia física de una pequeña e inocente niña, pues desde bien joven sus internamientos en psiquiátricos por problemas mentales eran relativamente frecuentes, escapándose de ellos en alguna ocasión incluso. El psiquiatra que la trataba, Zdenek Basný, declaró que ni siquiera tenía una explicación clara para los acontecimientos y las reacciones que Barbora tenía entorno a sus vivencias. Su hipótesis se inclinaba a pensar que se trataba de un trastorno mental grave de identidad.

Al parecer, las tres mujeres comenzaron a estrechar lazos de amistad y Barbora fue bien acogida por las hermanas Mauerova. Tal fue así, que ni siquiera iban a percatarse de la forma tan sutil en la que iba introduciéndose en sus vidas y dominando cada uno de los pasos que daban Klara y Katerina.

Barbora Skrolova y el movimiento del Grial

Barbora entró en las vidas de las hermanas y pronto congeniarían las tres haciéndose muy amigas y pronto se percataría de los pensamientos que Klara y Katerina tenían y las peculiaridades de un carácter que se inclinaba hacia lo místico. Su influencia iba a ser vital y, parece ser, que ella lo sabía.

De tal manera, pronto les comenzaría a hablar sobre una comunidad llamada <<El Movimiento del Grial>> y su influencia masiva en Gran Bretaña con cientos de adeptos y otros miles por el resto del mundo. Este movimiento se crea entorno a unos escritos realizados por el alemán Oskar Ernst Bernhardt entre los años 1923 y 1938. A través de un camino que indica la obra <<En la luz de la verdad>>, los fieles llegarán al cielo con sus actos buenos durante su estancia en la tierra. 

Barbora comenzó su lavado de cerebro y poco a poco fue ganando la confianza de las dos hermanas, que respetaban su voluntad y las convencía poco a poco de qué conductas eran correctas y cuáles no lo eran. La comunidad del Grial, defendía que sus miembros debían estar libres de todo tabú y ello implicaba la realización de una serie de actos que, evidentemente, no estaban bien vistos socialmente.

El incesto, el abuso, el homicidio o el canibalismo eran elementos de los que debían liberarse y perder todo miedo de cometerlos, pues los pertenecientes a aquella comunidad debían sentirse libres y sin conductas que pudieran sentir represivas socialmente. Las palabras de Barbora iban calando lentamente en el subconsciente de las hermanas, sobre todo en el de Klara, que poco a poco fue recibiendo una serie de mensajes por parte de Barbora que harían desencadenar una auténtica pesadilla dentro de su propia vivienda.

Giro de 180º en la personalidad de Klara Mauerova

Hasta la fecha, Klara había sido una buena madre y había dado todo por sus hijos, pero ese comportamiento no era del agrado de Barbora y cuando vio la ocasión, comenzó a criticarlo. Los celos hacia los pequeños se iban intensificando y la campaña contra ellos dio sus primeros frutos.

Además, paralelamente a esto, <<El Doctor>> como era llamado el líder de aquella comunidad a la cual pertenecían, daba instrucciones a sus fieles únicamente por vía SMS de móvil, pues nunca se dejaba ver ni mostrar nada que pudiera identificarle. Esos mensajes iban en apoyo a la esclavitud, el abuso sexual y la promiscuidad. Todo un cóctel en el que Klara y Katerina se veían sumergidas gracias a Barbora y del que les iba a ser imposible escapar.

Klara dejó de ducharse y comenzó a vestir con ropajes viejos y sucios. Además, cortó su melena al cero y se afeitó las cejas. El mal carácter se acentuó y sus hijos empezaron a recibir severas riñas y castigos a diario, mas el comportamiento de los pequeños jamás terminaba por ser perfecto para ellas. La presunta mala conducta de sus dos hijos terminó desesperándola y acudió a Barbora para que la aconsejara y poder corregirlos eficazmente.

Ante tal pregunta, Barbora se sintió dueña de la situación, pues ya se había percatado que el dominio que poseía de la situación y de ambas hermanas era claro. De tal manera, ésta le aconsejó que construyera una jaula de hierro donde encerrar a los pequeños, pues era la única manera de tener a los niños controlados para poder llevar a cabo las misiones divinas que les tenían encomendadas. Ante tal sugerencia, Klara y Katerina se pusieron manos a la obra y no tardaron mucho tiempo hasta tenerlo todo listo. Contactaron con el herrero del pueblo y éste les haría una jaula acorde a las medidas que solicitaron.

La idea de la jaula era una idea brillante de Barbora, pues había dado en clavo para solucionar aquellos quebraderos de cabeza que tenía Klara por el presunto mal comportamiento de los niños y que le impedían lograr sus objetivos espirituales. De tal manera, el problema se cortaba cortaba de raíz y los niños podrían ser alimentados a través de los barrotes. Lo que los pequeños no sabían es que estarían más de un año encerrados allí.

La pesadilla de los pequeños Ondrej y Jakub empieza ahora

Barbora seguía dando instrucciones a Klara, pues conocía del control absoluto que tenía sobre ella y lo aprovechaba para su propio beneficio. Además, Katerina siempre apoyaba cualquier movimiento, así que tampoco le suponía un gran impedimento la actitud de la pequeña de las Mauerova. Así pues, nuevas ordenes llegarían a oídos de Klara.

Empezó a torturar a los pequeños. Les provocaba heridas en brazos y piernas a causa de quemaduras que les hacía al apagar sobre ellos cigarrillos encendidos. Golpes, latigazos e intentos de ahogamiento no eran suficientes, pues también llegó a provocarles descargas eléctricas a través de los barrotes de aquella jaula donde estaban encerrados completamente desnudos.

Imagen de uno de los hijos de Klara

Los pequeños dormían sin ningún tipo de colchón o manta que pudiera darles calor en las noches más frías, tampoco tenían dónde realizar sus necesidades, por lo que no tenían más remedio que pasar día y noche sobre su orina y sus heces. Eran bañados con agua fría una vez a la semana y alimentados muy de vez en cuando a través de los barrotes. Además, si osaban llorar, eran golpeados fuertemente.

Sin embargo, todo iría a peor, pues estos sucesos era tan sólo el comienzo de una verdadera tortura para los pequeños. Barbora seguía dando instrucciones, y tuvo otra idea que trasladó a Klara y Katerina, las cuales siguieron al pie de la letra de nuevo. El siguiente objetivo era sobrealimentar a los pequeños para que ganasen peso.

Evidentemente, no era casualidad que Barbora hubiese ideado aquel plan, pues con el paso del tiempo y el aumento de peso de los pequeños haría desvelar el macabro secreto que se ocultaban tras aquellas intenciones. Y es que, cuando los niños habían engordado lo suficiente las tres mujeres se dirigieron hacia la jaula de los pequeños y muy amablemente, Klara le pidió a Ondrej que sacara una de sus piernas a través de los barrotes.

El primer episodio de canibalismo

Ninguno de los pequeños podía imaginar lo que su madre estaba a punto de hacer. El niño, obedeciendo las palabras de su madre sacó su pierna a través de los barrotes. Cuando la tuvo fuera, Katerina y Barbora la sujetaron firmemente. Posteriormente, Klara sacó un afilado cuchillo y se dispuso a filetear partes de la pierna del pequeño, quien aterrorizado tuvo que contemplar aquella escena. El otro de los hermanos, Jakub, de manera instintiva se apartó de aquel macabro panorama del que era testigo y sólo pudo acompañar a su hermano con llantos y gritos de puro terror.

Cuando Klara hubo finalizado, soltaron la pierna del pequeño que rápidamente introdujo en la jaula y se quedó horrorizado viendo la siguiente escena. Las tres mujeres, se repartieron la carne que le había extirpado y la saborearon delante de los pequeños mientras disfrutaban y se reían del rostro de auténtico terror que tenían los dos pequeños.

A partir de aquel instante, Jakub vivió horrorizado, pues intuía que antes o después correría la misma suerte que su propio hermano. Y lamentablemente, no estaba para nada equivocado. Transcurrido un mes, se dispusieron a realizar una nueva sesión de canibalismo y esta vez, era el turno de Jakub. Arrancaron partes de su brazo que devoraron en ese mismo instante. Aquello se convirtió en un ritual prácticamente, y cada mes las tres mujeres realizaban aquellos actos de canibalismo comiendo la carne de los pequeños en el mismo acto en que la cortaban.

La casualidad que liberó a Ondrek y Jakub

Después de varios meses de tortura, Barbora tiene una nueva idea para controlar todavía más y mejor a los dos pequeños, pero su nuevo método acabaría por destapar lo que ocurría entre aquellas cuatro paredes y que la prensa nacional e internacional se haría eco por todas las aberraciones cometidas. Para Barbora y sus dos secuaces sería la destrucción de su plan y la decadencia de sus propias vidas, mas un milagro para Ondrej y Jakub. De tal manera, las tres deciden comprar unas cámaras de videovigilancia para bebés, así podrían dejar una instalada al lado de los pequeños junto a la jaula y ellas observar desde otro punto de la casa lo que éstos hacían, así como sus sesiones de tortura.

Sin embargo, esta nueva idea les duraría poco tiempo y es que casualidades de la vida ocurrió algo inesperado que haría saltar todas las alarmas a un nuevo vecino que recientemente se había mudado a la zona. Un matrimonio joven que hacía poco tiempo que había tenido un bebé, decidieron mudarse a un nuevo hogar. Casualmente, su nueva vivienda estaba justo al lado de la de Klara pero, evidentemente, ignoraba todo lo que allí dentro estaba sucediendo, aunque todo esto no tardaría en cambiar.

La cámara de vigilancia mostró las escenas de una película de terror

Aquel matrimonio, se dispuso a colocar unas cámaras de video vigilancia en la estancia de su pequeño bebé para así poder vigilarlo desde otros puntos de la casa. Pero la sorpresa fue mayúscula cuando al conectar los aparatos no veían la habitación de su hijo sino un extraño ritual de torturas de tres mujeres con dos pequeños encerrados en una jaula. El sentido común les llevó a creer que simplemente se trataba de un error y tardaron varios días en percatarse de que algo extraño estaba ocurriendo. Ante el horror, decidieron grabar aquellas imágenes en video y presentarlas a la policía.

Los agentes se apresuraron a investigar aquellos hechos, pues sabían que de estar ocurriendo aquello, los pequeños estaban en una verdadera situación de peligro. En tiempo casi récord, los agentes irrumpieron en aquella vivienda el 10 de mayo de 2008. Las tres mujeres, que se encontraban en aquel momento en la casa, trataron de impedir que los policías cruzaran el umbral de la puerta donde se encontraban los pequeños enjaulados. Ante la resistencia, las hermanas Mauerova fueron inmediatamente arrestadas.

Mientras tanto, la policía rompió la cerradura que mantenía prisioneros a los hijos de Klara y lograron entrar en la habitación. Un intenso olor a orina, heces y sangre seca golpeó los rostros de aquellos agentes. Las paredes cubiertas de sangre y un suelo pegajoso por la ingente cantidad de suciedad acumulada dejaban una terrorífica estampa que además, era acompañada por los rostros de dos pequeños completamente en shock. Los cuerpos de Ondrej y Jakub presentaban severas heridas expuestas y otras con necrosis.

Justo al lado de la jaula se encontraba una niña sujetando un peluche entre sus manos. Al ver a los policías, corrió desesperadamente a los brazos de uno de ellos con el rostro compungido. Se identifico como <<Anika>>, hija adoptiva de Klara y desorientada por no saber muy bien qué estaba haciendo allí. Realmente, era Barbora. Engañando a los agentes, logró escapar de aquella escena e incluso huyó del país.

Inmediatamente, los niños fueron trasladados al hospital para recibir los cuidados necesarios y poder recuperarse. Tristemente, uno de ellos no logró superar aquellas heridas que había estado sufriendo durante meses.

El juicio y la búsqueda incesante de Barbora

Klara y Katerina fueron arrestadas y llevadas a juicio, pese a la insistencia de que la única responsable de todo aquello era Barbora. Mientras tanto, ésta seguía en paradero desconocido y la policía trataba de localizar dónde se encontraba para poder detenerla y que prestara su declaración por los hechos.

Tardaron casi un año en averiguar dónde se encontraba Barbora y es que al parecer, había sido ayudada por otros miembros de la secta a la que pertenecía, para poder huir. Viajó hasta Noruega y adoptó un aspecto masculino. Engordó varios kilos, se cortó el pelo muy corto, dijo llamarse Adam y tener 14 años. Pasó desapercibida durante unos meses, pues hasta un nuevo matrimonio decidió adoptarla creyéndose su historia. No fue hasta su llegada al colegio, que tras algunos comportamientos extraños la dejarían al descubierto. Y es que, además de no querer practicar deporte en grupo dijo haber huído de su país por no querer ser testigo en un juicio. Estos hechos hicieron saltar algunas alarmas. Barbora fue consciente de ello y, tras ver que algunos profesores se habían interesado en su pasado y contactaron con las autoridades de la República Checa para averiguar algunos aspectos más sobre ella, decidió huir nuevamente.

Sin embargo, una orden internacional de busca y captura hizo que estuviera en el punto de mira. Tal es así, que fue detenida finalmente en el norte de Noruega y trasladada a la República Checa para ser juzgada por sus actos. La búsqueda de despertar ternura o compasión parece ser que seguía siendo parte de su plan cuando era <<cazada>>, pues llegó abrazando a un tierno osito de peluche.

En marzo de 2009, el Tribunal Superior de Olomouc condenó Klara Mauerova a 12 años de prisión y 10 años para su hermana Katerina Mauerova. Barbora, fue condenada como autora intelectual y su condena se basó en 5 años de prisión. Dicha sentencia fue apelada en 2011 y fue puesta en libertad. Actualmente se desconoce cuál es su paradero.

Estos hechos sirvieron de inspiración para crear la película <<La Huérfana>>.

Si te ha gustado esta crónica, pásate por este otro artículo que te recomiendo donde, una madre, también oculta su profundo secreto durante 25 años tras la desaparición de su hijo.

Fuentes:

https://www.spiegel.de/international/europe/boys-don-t-cry-woman-arrested-in-norway-for-impersonating-teen-a-528047.htm

https://www.dailymail.co.uk/news/article-1027962/Boy-skinned-eaten-cannibal-cult-family.html

3 comentarios sobre “Klara Mauerova, la historia de la madre que se comió a sus hijos

    1. Gracias a ti por tu tiempo!! Es un caso tremendo se mire por donde se mire. Yo diría que es de los más escabrosos que hay en este blog, de momento… 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *