Maje, la viuda negra de Patraix. Crónica de un asesinato

Maje, la viuda negra de Patraix. Así se conoce a María Jesús Moreno Cantó. Una mujer que se ha visto envuelta en una historia digna de una novela negra. Un triángulo amoroso que acabó con la vida de su marido, Antonio.

Una afanosa investigación por parte del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional puso en el punto de mira a Maje casi desde el principio. Una serie de mentiras y de manipulaciones que ha ido llevando a cabo en todo su entorno. Esto la convirtió en el eje central de una trama de la que poco a poco han salido a la luz datos que han hecho que se descubra la verdadera identidad.

El asesinato de Antonio, el marido de Maje

Eran poco antes de las 7 de la mañana de aquel 16 de agosto de 2017. Antonio se había levantado temprano para acudir al trabajo y se disponía a bajar al garaje para coger su vehículo. Tenía que desplazarse hasta su lugar de trabajo. Ejercía como ingeniero en el sector de la construcción. Tan solo un año antes, en septiembre de 2016 había contraído matrimonio con María Jesús, Maje. Estaban a un mes de cumplir su primer año como casados. Sin embargo, todo daría un giro de 180º cuando un hombre irrumpía en el estacionamiento y atacaba sorpresivamente a Antonio por la espalda.

<<Tú estás maltratando a Maje. No voy a permitirlo. Tengo que protegerla>>. Estas fueron las últimas palabras que Antonio escuchó antes de ser apuñalado hasta en ocho ocasiones aquella mañana. En consecuencia de ello, perdería la vida allí mismo. Familiares y amigos de la víctima serían puestos en conocimiento de lo sucedido. Una multitud de vecinos inundarían las calles de Novelda, municipio natural de Antonio, para darle un cálido y último adiós.

La primera gran mentira de Maje

La iglesia quedó totalmente abarrotada. El encuentro fue muy emotivo y la despedida, entre lágrimas, por la muerte tan injusta que había sufrido el joven vecino de aquel pueblo alicantino. Maje, la viuda, subiría al altar para leer la carta de despedida que le había escrito a su fallecido marido. Entre lágrimas y fuertes sollozos, acabaría su lectura haciendo emocionar a todos los vecinos que quisieron acompañar el dolor de la pérdida.

Un pueblo conmocionado por la trágica muerte de Antonio. Sin embargo, aquello era la punta del iceberg en comparación todo lo que se iría descubriendo a lo largo de los próximos meses. Y es que, la policía, no se creía que la muerte de Antonio hubiera sido una trágica casualidad. Sabían que detrás de todo ello se escondían las perversas intenciones de Maje. Tan sólo un par de días después del crimen se iniciaba la <<Operación Viuda Negra>>.

maje y antonio viuda negra patraix
Maje y su marido Antonio

 

Operación <<Viuda Negra>>

<<Ya está hecho>>. Maje recibió este mensaje en su móvil. Tras ello, se iniciaría la ruptura de contacto entre Maje y el asesino de su marido. Tal y como habían planeado. Sin embargo, él trató de contactar con ella en alguna ocasión pero Maje hizo caso omiso. Las incógnitas seguían despiertas. La policía trataba de averiguar cómo era el rostro que se escondía tras aquella arma blanca que arrebató la vida del joven ingeniero. La policía acechaba sigilosamente a Maje, sin ella sospechar nada, esperando a que diera un paso en falso.

Tras el funeral de Antonio, Maje y su madre se pusieron en contacto con la familia del fallecido. La única intención era comenzar a arreglar los distintos papeles que harían que Maje cobrara todos los seguros. Quería que firmasen diversos documentos para así completar todo el festín de capital que le llegaría tras presentar los papeles de defunción de Antonio. Con todo ello, recibiría el cobro de una deuda, dos seguros, pensión de viudedad y la póliza de accidentes y defunción. Sin duda, esta actitud no pasaría desapercibida, lo que la mantendría en el punto de mira.

Las primeras escuchas de Maje por parte de la policía.

Pocas horas después del funeral, los agentes de la policía habían iniciado ya las primeras escuchas telefónicas. <<Esto ha sido una liberación para mi>>, decía Maje. Sin embargo, pronto cambiaba de tonalidad de voz y de actitud cuando otra persona llamaba para darle el pésame. Una versatilidad atónita que harían profundizar todavía más si cabe, en el propio seguimiento de la investigación.

Las conversaciones con su mejor amiga manifestaban una alegría por la pérdida de Antonio. Aludía a que a partir de entonces podrían salir de fiesta y conocer a muchos más hombres. Se sentía absolutamente liberada por la pérdida de Antonio pero en su momento, nunca barajó la posibilidad de divorciarse de él porque saldría perdiendo económicamente. Ese era el único motivo que la ataba a su marido.

Los meses de investigación iban avanzando. Pero llegó el 8 de noviembre de 2018. Ese día aparece un nuevo implicado en la historia de la viuda negra. Un hombre con el cual mantiene una conversación telefónica y que previamente había tratado de contactar con ella. Pero que no había obtenido respuesta hasta la fecha.

Nada es lo que parece. Se descubre un nuevo sospechoso: Salva

La policía descubre una conversación donde Salva confiesa a Maje haber llamado a un amigo policía. La intención: saber cómo iba la investigación del crimen de Antonio. Es aquí mismo, cuando Salva se entera de que Maje tiene una nueva pareja. Y evidentemente, no es él. Ella había iniciado una nueva vida.

Salva, en cambio, tenía presente los hechos y la llamó para decirle que les estaban investigando, tanto a ella como a su nuevo novio. Además, entre sollozos asume que ella prefiere estar con el otro hombre, pese al hecho de haber matado a su marido para estar con ella. Aún así, es incapaz de enfadarse con Maje, aunque tenga el corazón roto y se sienta profundamente traicionado.

Se produce el punto de inflexión y la policía sigue atenta a nuevas escuchas. Sin embargo, Salva y Maje quedan para verse en persona y éste le compra un teléfono con un nuevo número para evitar las posibles escuchas. La policía lo sabe y solicita al juzgado pinchar este otro número alternativo. Tal es así, que el 7 de diciembre de 2017 vuelven a interceptar el teléfono y escuchan una nueva conversación entre ambos.

Él le propone que se vean nuevamente, pese al dolor que siente por saber que está con otro hombre. Ella acepta la oferta. Además, también le deja constancia de que si no funcionasen las cosas entre su nueva pareja y ella, él estaría esperándola. Sin embargo, ella tiene claro que de no funcionar, no mantendría una relación con él.

Unos días más adelante, la policía tiene más que claro quién es el asesino de Antonio. Pero es necesario reunir una prueba firme que pueda hacer que Salva y Maje se sienten en el banquillo. Vicente, hermano de Antonio, y junto con la policía, traman un plan para poder obtener la confesión por el crimen.

Tender una trampa a Maje, la viuda negra de Patraix

El día 28 de diciembre de 2017, Vicente contacta con Maje para hablar del tema de la herencia. De paso, también le comunica que la policía ya ha descubierto quién es el asesino de Antonio. Aquello era, simplemente una trampa ideada por los agentes y Vicente. Maje picó en el anzuelo. Los nervios se apoderaron inevitablemente de ella y realizó una llamada de teléfono a Salva para comentarle las últimas novedades.

Salva trata de calmarla y la anima a que se vaya de viaje y disfrute con su nueva pareja en Italia. Además, se ofrece a llevarla al aeropuerto. En varias ocasiones manifiesta que no pueden saber quién es y se declara culpable de los hechos vía telefónica con Maje. La policía, acaba de descubrir la identidad del asesino de Antonio y ya tiene la prueba que necesitaba.

salva viuda negra patraix.jpg
Salva

 

Conociendo a Salva

Salva, así es como se conoce al celador y compañero de Maje, quien desempeñaba tareas de enfermería en el Hospital de Valencia. Ambos eran compañeros y aunque él era 20 años mayor que ella, casado y con una hija, comenzaron a mantener una relación altamente estrecha. Maje había tratado de convencer de que tan sólo eran amigos y compañeros de trabajo. No era cierto. Se demostró que Salva, realmente, era amante de aquella joven enfermera.

<<Me pongo presumida cuando viene, coqueta, me gusta que sepa que estoy allí, no tengo ni idea de lo que siente, quizás ni me vea como una mujer para él, pero a mí me anima que venga a planta y verlo… y pasar a su lado. “Está el gotero de Ringer vacío” me dice. Y yo pienso… “Ufff, pues llénamelo tú”>>. Con estas palabras comenzó a seducir a Salva una enfermera que a vistas de él resultaría ser una mujer encantadora, dulce y soñadora. Una imagen, desde luego muy distinta, a la realidad.

Las escuchas telefónicas son interpretadas por los agentes que investigan el caso en el sumario, manifestando que Salva <<emplea un tono ilusionado, entusiasta y jovial. Roza en ocasiones el ridículo, especialmente cuando habla de hacer planes juntos o cuando Maje le hace caso y le regala una camisa>>. Maje, sin embargo, <<emplea un tono emocionalmente plano, como si realmente (que es lo que realmente ocurre) no tuviese ningún tipo de afecto hacia Salva>>.

La sumisión extrema de Salva hacia Maje

La sumisión de Salva llega a tal extremo que ni siquiera llega a importarle que se case con Antonio cuando Maje le confirma sus intenciones de boda. Se siguen enviando correspondencia y él le confiesa el dolor tan grande que siente al saber que contraerá matrimonio con otro hombre.

Las múltiples infidelidades de Maje, además de casi costarle la boda, empiezan a producir daños dentro de su matrimonio con Antonio. Y es que, en mayo de 2017 inicia una relación extramarital con un publicista. Ello, pese a que Antonio no es conocedor de aquella infidelidad, comienza a acarrear serios problemas y fuertes discusiones entre ambos. Esto llega incluso a la agresión física por parte de Maje hacia Antonio.

Además, Salva había sido el paño de falsas lágrimas de Maje. Culpando a Antonio de maltrato y de querer echarla de casa, Salva habiendo desarrollado ese profundo afecto hacia la enfermera y que terminó por convertirse en una obsesión por ella, sumergió a la joven en una burbuja de protección llegando al punto que tan sólo importaba la felicidad de ella.

Por supuesto, independientemente de las consecuencias que ello pudiera acarrear. <<Quiero que seas feliz, tanto si es conmigo o junto con otros>>. Estas palabras de Salva hacia Maje hacen entrever la fascinación que ella despertaba en él y la absoluta manipulación emocional que ha generado sobre éste. Y es que, tras ser ambos detenidos, él asumió toda la culpa del crimen, aunque hayan pruebas que no encajen a la hora de reconstruir el crimen.

La noche del 15 de agosto. El fatídico día.

La noche del 15 de agosto, Maje le dijo a su marido Antonio que tenía turno en el Hospital y que estaría toda la noche trabajando. No era extraño, pues la mayoría de veces ella realizaba horas nocturnas. Sin embargo, había decidido pasar la noche en casa de otro de sus amantes, mientras a las 7 de la mañana del día siguiente, Salva se encargaría de asesinar a Antonio.

Un plan perfecto para Maje, pues Antonio se había convertido en un obstáculo en su vida, pero el divorcio no le beneficiaba al salir perdiendo económicamente. Una idea más sencilla y sin mancharse las manos era, claramente, manipular a uno de sus amantes más vulnerables y hacerlo creer el salvador de una víctima de maltrato de violencia de género. De tal manera, Salva asaltó a Antonio y le asestó ocho puñaladas creyendo que estaba protegiendo a una mujer víctima de malos tratos.

Sin embargo, lejos de la realidad, era realmente Antonio quien estaba sufriendo abusos por parte de Maje, pues se ha tenido constancia de mensajes por parte de éste advirtiéndola de que no iba a consentir que le volviera a poner la mano encima. Además, poco les faltó para no casarse, y es que Antonio descubrió a pocos días antes de la boda, todas las infidelidades de la que iba a ser su futura mujer. Sin embargo, ella logró convencerlo para casarse y que la perdonara, hecho del que se jacta y presume aún a día de hoy entre las rejas.

La fuerte dependencia emocional

La dependencia emocional que presenta Salva hacia Maje le hicieron entrar en una obcecación profunda y del cual sacó gran provecho la viuda negra. Ni siquiera las repetidas manifestaciones de ella de no querer formar ninguna familia con él, hicieron que perdiera su obsesión por ella posteriormente.

Maje habría mantenido únicamente sexo oral con Salva aunque no le atrajera sexualmente, lo más posible es que para terminar de embaucar y convencerle para idear futuros planes y aprovecharse para obtener beneficios a corto y medio plazo. Un elemento cosificado que desechó en el momento en que consiguió aquello que buscaba. Salva, tras el asesinato de Antonio, ya no le servía para nada.

La búsqueda de protección de la que él creía una mujer indefensa ante el maltrato de su marido, hizo que la ayudara a planear aquel crimen. Y es que, Maje, le facilitó las llaves del garaje a Salva y los horarios de Antonio para que supiera cuándo actuar.

Además, el mensaje de <<ya está hecho>> y las pruebas forenses que confirman la presencia de ADN de Antonio sobre el cuchillo hallado en la fosa séptica de la vivienda de Salva en Burjassot, hacen que sea inevitable pensar que Maje realmente forma parte del plan para asesinar a Antonio. Toda una serie de evidencias que interrelacionan a ambos en la planificación de un crimen que creían casi perfecto.

El perfil criminal de Maje, la viuda negra de Patraix

“Qué pena que no haya sido mi marido el que haya estado ahí dentro”

Maje

Maje pronunció aquellas palabras tras saltar una noticia de un accidente laboral en la empresa donde trabajaba su marido. Un arrebato de Salva le hace proponer aquello a Maje, él se encargará de asesinar a su marido y ella, imaginándose libre, acepta. Él se divorciaría de su mujer y ella quedaría viuda, un plan perfecto para iniciar juntos una relación y una nueva vida. Nada más lejos de la realidad. La cosificación de Salva era más que evidente, aunque él no se diera cuenta en absoluto. Un objeto dirigido por Maje para cumplir sus deseos y que tras cumplirlos sería inmediatamente desechado.

Pese a que el número de mujeres con el trastorno de personalidad de psicopatía es inferior al de los hombres, no por ello son inexistentes. He aquí un claro ejemplo de ello. Una mujer fría, manipuladora, calculadora y con uno índices emocionales prácticamente nulos. Las personas, por consiguiente, se convierten en meros elementos de uso y disfrute para conseguir los propósitos que ella planea. La mentira y la manipulación en todo su entorno, hacen que vaya como pez en el agua. Pese haber sido descubierta por su marido las distintas infidelidades, es perdonada y manteniendo la relación matrimonial bajo sus intereses.

maje viuda negra.png
Maje

Una capacidad de engatusar libre de toda conciencia que hacen que su narcisismo se multiplique, pues los hombres se rinden a sus pies, cumpliendo un mismo perfil. Y es que, actualmente en la cárcel, es la reina entre los distintos reclusos. En apenas unos meses ha conseguido convertirse en la musa de muchos presos que incluso se pelean por obtener su compañía.

Una reina del lenguaje persuasivo que ha acaparado la atracción de compañeros de la cárcel de Picassent, donde se encuentran tanto ella como Salva, y que no duda en aprovechar cualquier momento para anunciar cuál es su número de celda a otros reclusos. Este tipo de reconocimiento social dentro de los que ahora son sus semejantes, remarca su narcisismo y su capacidad para jactarse de hechos como el que se mencionaba al inicio de este artículo, es decir, el perdón por parte de Antonio tras las múltiples infidelidades.

Tal es así, que ese reconocimiento puede hacer que su trastorno de personalidad sea más visible y patente por el resto. Sin embargo, siempre será más evidente la detección de psicópata cuando no exista una implicación emocional con éstos, pues dicho factor emocional es un lazo extremadamente fuerte que, unido a la persuasión de este tipo de personas, resulta difícil de romper.

Para entender a un psicópata hay que observar sus hechos, no sus palabras, pues cuando nos encontramos ante casos como los de Maje podemos convertirnos en objetivos de este tipo de personas para tratar de ser manipulados y de obtener un beneficio a nuestra costa.

En alguna ocasión, Maje ha manifestado sentirse mal, pero, ¿realmente podemos entender sus palabras como las entenderíamos de alguien que no presenta este trastorno de personalidad? La respuesta es no. Los psicópatas sienten y tienen emociones, pero lo hacen de una manera diferente al resto. Ellos presentan una empatía intelectual, es decir, son capaces de comprender el hecho, de entender la situación y cómo lo viven otras personas.

Sin embargo, en el segundo grado de empatía, en el emocional, es aquí donde realmente falla en entendimiento real. Mientras que una persona es capaz de empatizar y ponerse en el lugar del otro, entendiendo sus emociones e incluso experimentándolas en sincronía, esto no sucede con los psicópatas. No son capaces de sentir esas emociones sincrónicas con sus semejantes.

Por consiguiente, cuando un psicópata está, como es el caso de Maje, lamentando ciertos hechos, podríamos asegurar que simplemente es o porque no ha obtenido el beneficio que buscaba personal o simplemente está mintiendo y ganando tiempo hasta obtener aquello que busca realmente mientras mantiene engañada a su víctima.

Todo esto hace que resulte complicado inmiscuirse en la vida personal con un psicópata, pues la cosificación de su entorno hace que se tornen elementos para obtener su propio beneficio. No dudarán en mentir o manipular si con ello consideran que obtendrán lo que desean. Tampoco se sienten intimidados por un futuro castigo, pues no valoran el miedo o las consecuencias para ser analizadas en su mente previamente.

Además, en este caso se une la distinción de la mujer a la hora de matar, pues por regla general, suelen ser asesinas más discretas y con niveles de violencia mucho menores que los hombres en cuanto a los homicidios se refiere. En este caso, Maje aprovechó la débil personalidad de Salva para conseguir el objetivo sin marcharse las manos y sin ni siquiera estar presente en el escenario del crimen. Tan sólo tuvo que aceptar la propuesta y prestarle las llaves del garaje para que pudiera llevarlo a cabo. La última palabra estará en manos del juez, quien tendrá que valorar todas las pruebas aportadas y ver qué nivel de responsabilidad presenta en el crimen de Antonio.


Si te ha gustado, te recomiendo que le eches un vistazo a este otro artículo donde Barbara Graham, que fue condenada a la cámara de gas tras un asesinato.

Fuentes:

https://www.lasprovincias.es/sucesos/viuda-negra-patraix-carcel-20191121103824-nt.html

https://www.lasprovincias.es/sucesos/maje-viuda-negra-patraix-20191221081943-nt.html

https://www.elespanol.com/reportajes/20200101/fogosa-maje-rejas-infiel-homicida-amante-pederasta/456204937_0.html

https://www.abc.es/espana/comunidad-valenciana/abci-crimen-patraix-piden-22-anos-carcel-para-maje-y-18-para-asesino-marido-201911211246_noticia.html?ref=https%3A%2F%2Fwww.google.com%2F

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *