Theresa Corley: un crimen sin resolver desde hace más de 40 años

Theresa Corley murió asesinada hace más de 40 años. Su caso sigue sin resolver desde entonces, aunque se mantiene vivo el recuerdo por parte de su familia. Os cuento la crónica del caso y las últimas novedades.


theresa courley
Theresa Corley

El 8 de diciembre de 1978, el Departamento General de la Policía de Bellingham, en Massachussetts, Estados Unidos, recibe una llamada. Al otro lado de la línea se encuentra un hombre que se identifica como John Burlington, un empresario de Connecticut que se había detenido en el arcén de la carretera y acaba de convertirse en el testigo de un crimen.

Tirado en la zanja de la cuneta de la Ruta 495 yace el cuerpo sin vida y desnudo de Theresa Corley. Había sido estrangulada. Se encuentra a la altura entre los municipios de Bellingham y Franklin. La ropa ha sido esparcida a su alrededor y no parece llevar demasiado tiempo allí.

Pero la policía se encontrará con el primer obstáculo de un asesinato que lleva más de cuatro décadas sin resolver: no existe ningún empresario en Connecticut que se haga llamar John Burlington.

La noche en que desapareció Theresa Corley

Theresa Corley tenía 19 años y residía en Bellingham. Quería estudiar en la universidad y ser pediatra. La noche en la que desapareció, la del 5 al 6 de diciembre de 1978, había quedado con unos amigos y con su pareja para celebrar el cumpleaños de éste. Habían acudido al Train Stop Bar en Depot Street, en Franklin. Sobre las 4 de la madrugada la fiesta se tuerce. Se inicia una discusión entre Theresa y su pareja, lo que provoca que ella salga enfurecida del local totalmente embriagada. Ella quiere irse a su casa, pero ninguno de los que estaban allí quiere dejar la fiesta. Nadie la acompaña.

Theresa alza el pulgar de su mano y se dispone a hacer autostop. Desde su posición, en Franklin, hasta su casa ubicada en Bellingham, hay aproximadamente ocho kilómetros. La carretera 140 une a ambos, pero están demasiado lejos como para ir andando por la calzada a esas horas de la madrugada. Tardaría aproximadamente una hora y media.

Tres hombres se percatan de la situación, así que deciden acercarse hasta la joven y hacerle una proposición. La invitan a otra fiesta en el Presidential Arms Apartments. Está a poca distancia de allí, ni siquiera hay que salir de Franklin, así que ella acepta y les acompaña. Una vez dentro, uno de los hombres comienza a abusar sexualmente de ella y los otros dos, deciden unirse. El estado de embriaguez de Theresa sigue siendo considerable pero logra zafarse y huir. Con las prisas, sale del apartamento calzando un zapato de cada manera. Uno es suyo, pero el otro, es de uno de sus agresores.

Los últimos testigos de la desaparición de Theresa Corley

Theresa alza de nuevo el dedo pulgar de su mano al borde de la carretera 140 que une Franklin con Bellingham. Son las 4:25 de la madrugada. Sólo quiere volver a su hogar. Un camionero que conducía por aquella carretera, se detiene en el arcén al ver a la chica de noche y sola. Ella se sube al vehículo y le cuenta lo sucedido. Afirma haber sido agredida sexualmente con un hablar pastoso, el típico que provoca un exceso de alcohol en el cuerpo. Ante lo que está escuchando, decide acercar a Theresa hasta la comisaría de policía de Bellingham para que pueda interponer la denuncia. Nunca llegó a entrar. 

Los últimos testigos que vieron a Theresa con vida, confirman que merodeó la zona sobre las 5.30 de la madrugada. Estaba haciendo autostop por Dairy Queen, en Bellingham. Se encontraba a medio kilómetro de su casa, pero nunca llegó.

Mapa de las ubicaciones

Mapa de las ubicaciones

Cuarenta años de silencio

El caso de Theresa Corley ha despertado interés en los últimos años gracias a la insistencia de la familia. Muchas preguntas abiertas que no se han podido esclarecer. ¿Qué le sucedió a Theresa en esos 500 metros que separan Dairy Queen, donde se la vio por última vez, de su casa?

¿Quién era la persona que se hizo llamar John Burlington? Poco después de que se produjera su llamada y antes de confirmarse por la propia policía que, efectivamente, había aparecido un cadáver en una cuneta, entró un hombre joven. La pregunta que les hizo a los agentes fue clara: ¿es Theresa la chica que ha aparecido muerta en la carretera?

hermana theresa courley
Hermana de Theresa Corley

La policía cree que se trata del mismo hombre pero, ¿qué información tenía y por qué la ocultaba? Lamentablemente, este hombre falleció y con la certeza por parte de los investigadores que tenía más información sobre el caso y que ya no se podrá saber.

Por otro lado, también se investiglos tres hombres que agredieron sexualmente a Theresa Corley fueron investigados, pero quedaron en libertad al no poder vincularlos directamente con el asesinato.

La exhumación del cuerpo revela evidencias de ADN

La familia Corley inició una campaña para recoger fondos y poder exhumar el cuerpo de Theresa en busca de pruebas que, por la fecha en que fue asesinada, no pudo obtenerse por los escasos medios tecnológicos. La hermana de Theresa, que se mantiene activa y lucha por que se esclarezca el crimen, piensa que se han perdido y destruido accidentalmente pruebas que podrían ayudar a impulsar una nueva línea de investigación más actual.

En 2016 se analizó el cuerpo de Theresa nuevamente por la ciencia forense. Se pudieron recoger hasta nueve uñas y media para poder analizarse. También se revisó la ropa que llevaba Theresa y de sus pantalones se pudo extraer una muestra de ADN de restos de semen, aunque hasta la fecha no han podido vincularlo a ningún posible sospechoso.

exhumacion theresa courley

En 2018, Clear Channel Outdoor Boston cedió espacios publicitarios a la familia para que pudieran colocar carteles por si alguien pudiera aportar información del caso. Ofrecen una recompensa de $25 000 a quien pueda aportar alguna pista. Mientras, mantienen vivo el recuerdo de Theresa Corley en su página de Facebook “Justice for Theresa Corley Bellingham MA 1978”.

Peaches and Cherries. Así es como se conoce al doble crimen de dos mujeres que aparecieron asesinadas y descuartizadas. Una, en medio de un parque, la otra, dentro de una maleta varada a orillas de un lago. Puedes leer el caso haciendo click en el siguiente botón:

Fuentes consultadas:

https://www.milforddailynews.com/

https://www.masslive.com

https://www.boston25news.com

https://medium.com/

https://www.nbcnews.com/

Un comentario sobre “Theresa Corley: un crimen sin resolver desde hace más de 40 años

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *