Tracey Neilson: un asesinato sin resolver desde hace 40 años

La tarde del 5 de enero de 1981, Jeffrey volvía a casa tras haber pasado el día en la universidad y haber hecho unas compras. Era el cumpleaños de su mujer, cumplía 21 años. Después de dejar las clases, donde se formaba para ser cirujano, dio un rodeo para comprar una cena especial que preparar con Tracey, con quien se había unido en matrimonio en el verano del año anterior. 

Cuando llegó a la vivienda, Jeffrey se encontró con la puerta de la entrada entornada. Entró en la casa pero no parecía estar desordenada, ¿quizá Tracey se había olvidado de cerrar cuando llegó? Era extraño. Llegó hasta el dormitorio y allí se encontró una escena dantesca: el cadáver de Tracey yacía sobre la cama boca arriba, había sido apuñalada y degollada.

Vivienda de los Neilson

¿Quién mató a Tracey Neilson?

Los investigadores llegaron a aquel macabro escenario del crimen. Una escena repentina que nadie se esperaba. Definían a Tracery como una mujer agradable y simpática, amiga de sus amigos. ¿Quién podría ser aquel desalmado que le haría algo así a Tracey? 

La policía comenzó a recoger testimonios de la zona, sobre todo de sus propios vecinos, quienes afirmaban haberla visto sobre el medio día hacer algunas tareas en casa. La familia y amigos cercanos de Tracey también alegaron que, tras intentar ponerse en contacto con Tracey, no obtuvieron respuesta alguna. ¿Podría todo esto ayudar a situar el momento del asesinato de la joven?

Interior de la vivienda

Las descripciones del sospechoso

Dos vecinos testificaron sobre el caso. Al parecer, en los momentos previos al hallazgo del cuerpo sin vida de Tracey Neilson, vieron como un hombre merodeaba por la zona. No obstante, en las descripciones de cada uno de estos testigos, habían variaciones. Según el primero de ellos, se trataba de un hombre joven, de unos 20 años de edad, 1’70 de altura y 70 kilos de peso. Su cabello era castaño oscuro y llevaba barba de un día. El segundo de los testigos dijo que debía tener alrededor de 30 años, 1’80 de altura y entre 70 y 80 kilos de peso. Hasta aquí las descripciones eran, más o menos, parecidas, sin embargo, este testigo afirmó que llevaba el pelo rapado al estilo militar y las patillas cortas. 

Los investigadores trataron de identificar a algún hombre que pudiera encajar con alguna de estas descripciones y que pudiese implicarse directamente en el asesinato de Tracey Neilson. Hasta la fecha no ha podido lograrse.

Las pistas en el escenario del crimen de Tracey Neilson

La casa estaba ordenada, por lo que se entendía que no había habido ni robo ni lucha por defenderse Tracey. Tampoco faltaba ningún objeto de valor. La puerta de acceso a la vivienda no estaba forzada, pero estaba abierta. ¿Conocía a su asesino?

Los investigadores estudiaron cada centímetro de la casa. Una huella dactilar apareció en el escenario pero hasta la fecha no ha podido identificarse a la persona que pertenece dicha huella. También se encontró una libreta de facturas con la firma de un trabajador en la parte inferior izquierda. La policía contactó con diferentes compañías de televisión por cable y telefónicas para saber si tenían programada alguna cita en casa de Tracey Neilson. El objetivo era identificar al trabajador asignado que iba a llevar a cabo la presunta reparación. Ninguna compañía tenía prevista ninguna cita en aquel domicilio. Pero aquello no les detuvo y trataron de identificar qué compañía utilizaba una libreta de facturas como la que había aparecido en el escenario del crimen. 

factura hallada en el escenario del crimen

Southwestern Bell Telephone Co., era la compañía. Sin embargo, la pista continúa siendo anónima. ¿Había sustraído alguien la libreta de facturas para hacerse pasar por uno de sus empleados?

Sin embargo, se percataron de otro detalle más: había desaparecido un llavero propiedad de Tracey que llevaba escrito su nombre. Pese a que no tenían pruebas materiales suficientes con las que trabajar y seguir el rastro del asesino, sí tenían algunos esbozos para trazar un perfil criminal. El hecho de que el asesino se hubiese llevado el llavero de Tracey con su nombre y no otros objetos de valor de la vivienda, quería decir que aquello tenía un valor mucho más profundo para el criminal. Un trofeo con el que recordar su crimen conforme pasase el tiempo.

Dibujo realizado por los investigadores del llavero sustraído

Además, las heridas de extrema gravedad, implicó una explosión de ira vertida sobre el cuerpo de Tracey, con múltiples puñaladas en abdomen y cuello. Sin olvidar que, además, fue degollada. ¿Podríamos estar ante un perfil similar al de Dennis Rader? Os dejo más abajo un artículo que escribí sobre él, adentrándome en su mente y narrando sus asesinatos en primera persona teniendo en cuenta rasgos de su personalidad para entender cuál fue su motivación.

En definitiva, la policía ha rastreado más de 1600 pistas, no obteniendo información relevante de ninguna de ellas, aunque son clave dos de ellas: la factura con la firma de un supuesto empleado y el llavero sustraído de Tracey Neilson.

Un sistema automatizado de identificación de huellas dactilares

Jeffrey Neilson y su familia ha seguido luchando desde la comisión del crimen para tratar, no sólo de resolver el asesinato de Tracrey, sino de evitar que otros crímenes puedan quedar sin resolver. De tal manera, la familia de Jeffrey junto con OSBI (Oklahoma State Bureau of Investigation) acabaron convenciendo a los legisladores para crear una base de datos estatal que escanease las huellas dactilares y pudiesen ser cotejadas con eficacia y rapidez. Pese a que la huella encontrada en la vivienda de los Neilson no ha coincidido con ninguna, sí que ha permitido resolver otros asesinatos que, quizá, hubiesen tenido el mismo final abierto que el asesinato de Tracey Neilson. 

Cartel OSBI

El caso, no obstante, sigue abierto y pendiente de cualquier novedad que pudiera ayudar a resolver el asesinato de Tracey Neilson cometido hace casi cuatro décadas. OSBI abrió una línea telefónica directa para quien pudiese aportar luz a la investigación. La familia, además, ofrece una recompensa de $100 000 para quien pueda aportar información veraz que resuelva el crimen.

Jeffrey Neilson

La hermana de Tracey, Cindy, realizó algunas declaraciones tras la intención de reavivar el caso en 2015 buscando novedades sobre el caso. Afirmó tener sospechas sobre alguien en concreto, aunque son sólo eso, sospechas. 

Haciendo click en el siguiente botón, accederás al artículo sobre Dennis Rader. Dennis fue un asesino en serie despiadado que mantuvo su identidad oculta durante décadas. Me adentro en su mente para contarte en primera persona los asesinatos que cometió:

Fuentes consultadas:

morbidology.com/who-killed-tracey-neilson

https://people.com/crime/

https://www.nbcnews.com/

https://osbi.ok.gov/cold-case/

https://www.mooremonthly.com

3 comentarios sobre “Tracey Neilson: un asesinato sin resolver desde hace 40 años

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *