Wanda Jean Allen, condenada a muerte por el crimen de Gloria Leathers

Wanda Jean Allen pasó 12 años en el corredor de la muerte antes de ser ejecutada el 11 de enero de 2001. Wanda fue la primera mujer ejecutada en Oklahoma desde 1903 y la sexta desde que se reinstauró la pena de muerte en el país en 1976.

Hoy os cuento quién fue Wanda Jean Allen y la crónica de su caso.

¿Quién era Wanda Jean Allen?

El 17 de agosto de 1959 nacía Wanda Jean Allen en el seno de una familia desestructurada. Era la segunda hija de una matrimonio tortuoso que tuvo un total de ocho hijos. La madre presentaba una fuerte adicción al alcohol y el padre, abandonó a su mujer e hijos con el nacimiento de la última hermana de Wanda.

Las condiciones económicas de la familia eran complicadas, lo que les llevó a vivir de ayudas sociales y en viviendas públicas. La complicada situación familiar empeoró cuando Wanda, con tan sólo 12 años, fue arrollada por un camión dejándole completamente inconsciente. Afortunadamente sobrevivió al accidente, pero tan sólo un par de años después recibiría una serie de puñaladas en la sien izquierda que mermaría por completo sus capacidades intelectuales. El deterioro fue notable, encontrando que el hemisferio izquierdo, donde había recibido las puñaladas, había quedado gravemente deteriorado. Esto supuso que su coeficiente intelectual fuese de 69, por debajo de la media. Y, además, complicó también su situación personal con otras personas, impidiéndole relacionarse con normalidad y una incapacidad de expresarse adecuadamente para con el resto.

Toda su situación personal y familiar hizo que presentara conductas desorganizadas por el alto nivel de estrés acumulado durante todos estos años atrás. Esto la convertía en una persona muy vulnerable y con una alta probabilidad de perder el control por los índices elevados de ansiedad.

Dedra Pettus: la primera víctima de Wanda

Varios gritos se oyen a través de las paredes de un apartamento. En su interior, una pareja de mujeres discuten acaloradamente. Y un disparo cesa el vocerío para dar paso al silencio. Quien cae al suelo ensangrentada es Dedra Pettus, una amiga de la infancia de Wanda Jean Allen y con quien había mantenido una relación sentimental en el pasado.

Estamos en el año 1981, concretamente, el 29 de junio. Wanda tan sólo tiene 21 años de edad y acaba de cometer su primer crimen. En las declaraciones que ofrece a la policía tras ser detenida, alega haber sido un accidente. Ante la pregunta de los agentes de averiguar la distancia a la que se encontraban ambas, Wanda responde que a unos 10 metros aproximadamente. Pero los estudios forenses indican todo lo contrario. Wanda estaba muy cerca de de Dedra, tanto como para disparar a quemarropa. La versión de Wanda no se sostiene y cae por su propio peso.

Esto la obliga a llegar a un acuerdo con la propia fiscalía. Recibiría una condena de cuatro años de prisión a cambio de declararse culpable de homicidio involuntario. Y así se lleva a cabo. No obstante, Wanda cumpliría únicamente dos años de la sentencia.

wanda jean allen
Wanda Jean Allen

Gloria Jean Leathers: su sentencia de muerte

Siete años transcurrieron desde que Dedra Pettus fuera enterrada en el cementerio de Oklahoma City. Wanda Jean Allen había intentado rehacer su vida tras su paso por prisión e inició una nueva relación sentimental. Se trataba de Gloria Jean Leathers, una mujer afroamericana que había conocido durante su estancia en la cárcel. Pero el carácter de Wanda seguía siendo igual de turbulento que siempre, lo que llevaba a que ambas tuvieran fuertes discusiones y mantuvieran una relación tensa y violenta.

El 2 de diciembre de 1988, Wanda y Gloria se dirigieron a un supermercado a realizar unas compras. Inesperadamente, el resto de clientes se giraron al escuchar como las voces de dos mujeres eran cada vez más fuertes y acaloradas. La disputa era cada vez más intensa, por lo que no quedó más remedio por parte de los responsables del establecimiento, que alertar a la policía para que interviniera. Uno de los oficiales acompañó a la pareja hasta su domicilio y Gloria comenzó a recoger sus pertenencias. Al parecer, aquella disputa había sido la gota que colmaba el vaso. La madre de Gloria aparece en escena. Va a acompañar a su hija hasta la comisaría para interponer una denuncia contra Wanda Jean Allen.

Madre e hija se acercaron a la comisaría y cuando Gloria bajo del coche notó un agudo dolor sobre el vientre y sangre caliente emanando de una herida de bala. Frente a ella, Wanda sostenía una pistola del calibre 0.38 que la apuntaba. Dos policías intervinieron tras escuchar el disparo, aunque ninguno lo presenció. Sólo había un testigo: la madre de Gloria.

Una ambulancia llevó a Gloria hasta el hospital pero no pudieron hacer nada por salvarle la vida. Falleció 3 días después de haber recibido el disparo, el 5 de diciembre de 1988.

Condenada por asesinato en primer grado y sentenciada a la pena de muerte por inyección letal

Wanda Jean Allen quedó sentenciada a la pena de muerte el 18 de abril de 1989. Pasó 12 años de su vida en el corredor solicitando clemencia, aunque no se atendió ninguna de sus peticiones, negándose cada una de ellas.

El 11 de enero de 2001, cuando Wanda tenía 41 años de edad, fue ejecutada por el Estado de Oklahoma en la Penitenciaría de McAlester. El día de la ejecución, 24 familiares de la víctima se trasladaron hasta allí para ser testigos del hecho.

Sus últimas palabras fueron: <<Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen>>. Luego sacó la lengua y sonrió a su abogado.

«The execution of Wanda Jean», el documental de HBO

En el año 2002 se emitió un documental sobre la ejecución y el caso de Wanda Jean Allen.

Fuentes:

https://murderpedia.org/

https://elpais.com

2 comentarios sobre “Wanda Jean Allen, condenada a muerte por el crimen de Gloria Leathers

  1. Uf, entiendo la condena pero me plantea la duda de si su capacidad mental podía considerarse atenuante…
    Me encantan tus entradas en el blog (mi «lado oscuro» aprende mucho😜)

    1. Hola, Mar! Gracias por pasarte a comentar. Las condenas estadounidenses ya se sabe… jejeje Me alegro mucho que te guste pasarte por el blog para leer lo que escribo. ¡Un saludo! 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *